Revista de la Universidad de México
UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 102 AGOSTO 2012 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Núm. 102   >>>   Artículos  >>>  Juan Gustavo Cobo Borda

Nicanor Parra, Premio Cervantes 2011
Elogio del antipoeta

Juan Gustavo Cobo Borda
1 / 3
citar artículo PDF aumentar letra disminuir letra

Heredero y continuador de una estirpe que incluye a Vicente Huidobro, Pablo Neruda y Gonzalo Rojas, Nicanor Parra es uno de los poetas chilenos más destacados de nuestra lengua. El escritor colombiano Juan Gustavo Cobo Borda celebra en este ensayo la concesión del Premio Cervantes 2011 al gran inventor de la antipoesía.

En el canto IV de Altazor (1931) de Vicente Huidobro se lee: “Aquí yace Altazor azor fulminado por la altura. / Aquí yace Vicente Huidobro antipoeta y mago”. De ahí provendrán los antipoemas de Nicanor Parra.

En 1993, para el centenario del nacimiento de Huidobro, Parra leyó uno de sus ya célebres Discursos de sobremesa (2006), titulado “Also sprach Altazor”. Comienza con un “Antes de comenzar”.

Una pregunta:
Qué sería de Chile sin Huidobro.
Qué sería de la poesía chilena sin este duende
Fácil imaginárselo
Desde luego no habría libertad de expresión
Todos estaríamos escribiendo Sonetos
Odas elementales
O gemidos
Alabado sea el Santísimo (p. 107).

Hijo de un profesor primario y una modista de trastienda, Nicanor Parra tiene ocho hermanos. Nació en el sur de Chile, cerca a Chillán, en San Fabián de Alico, y pasará una infancia de pie pelado en difíciles condiciones económicas, viviría en lo que se llamaría una población callampa. Sólo en 1932 llegará a Santiago donde estudiará (el único de la familia) matemáticas y física, en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. En 1937, con veintinueve poemas, Nicanor Parra publica su primer libro Cancionero sin nombre, muy influenciado por Federico García Lorca y una veta directa popular, donde la sencillez tenía algo de encanto provinciano, de aldea quieta con mínimos dramas. El año siguiente gana el Premio Municipal. En 1941, Carlos Poblete, en su Exposición de la poesía chilena, publicado en Buenos Aires, por la editorial Claridad, escribirá un concepto muy poco halagüeño sobre Parra:

“Nació en 1914. Es la cabeza visible entre la falange de ‘guitarreros’ que ha invadido un sector de la poesía chilena. Poesía epidérmica, efímera como todo lo que no se nutre en la realidad profunda del hombre.

Es profesor de Matemáticas y Física en un liceo de provincia” e incluye poemas como éste, del primer Parra.

He de partir un día con el lirio
derramado en la mano, dulcemente,
dentro del corazón el mar umbrío
y una ascensión de pájaros perennes.

Lejano y solo caeré dormido
bajo la fría luna de noviembre
sin oír la palabra de un amigo
que me diga hasta luego para siempre.

Preconizaba una poesía espontánea en contra de una cerebral y por el cuarenta y dos anunciaba un libro La luz del día que nunca, claro está, vería la mencionada luz. Aquí un paréntesis sobre Parra y sus títulos.
Cuando iba a publicar lo que por fin se llamaría Versos de salón (1962), Parra se debatía entre estos títulos:

Baile sobre una tumba
Licencia poética
Pan pan, vino vino
Poesía para poetas
Las cuatro operaciones
El gato montés.

NEBULOSA, 1960

Nicanor Parra
Nicanor Parra

Cuando preparaba Hojas de Parra (1985) dudaba entre

Cachureo
Ampliaciones
Algo por el estilo
Base de operaciones
Ejercicios respiratorios
Cero problema

 

citar artículo PDF

 

Juan Gustavo Cobo Borda

Nació en Bogotá, Colombia en 1948. Poeta, ensayista y crítico literario. Realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de los Andes y de Idiomas en la Universidad Nacional. Ha desarrollado una intensa actividad editorial como director y fundador de...

Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés