NUEVA ÉPOCA | NÚMERO 45 | NOVIEMBRE 2007 | ISBN 0185-1330 |
ARTÍCULOS
A TREINTA AÑOS DEL ESPACIO ESCULTÓRICO
Joaquín Sánchez Macgrégor
MUSICOFILIA
Federico Campbell
ANÉCDOTAS Y RECUENTO
Margo Glantz
LA PARÁBOLA DE LOS ESCRITORES
José Gordon
DOS DE FRAY ALBERTO
Vicente Leñero



Sitio optimizado para resolución de 800 x 600


2007 D.R. Universidad Nacional Autónoma de México
Coordinación de Publicaciones Digitales,
Dirección General de Sistemas de Cómputo Académico




A treinta años del Espacio Escultórico

Jo a q u í n  S á n c h e z  M a c g r é g o r

1/5
Mcgregor
Lectura con Joaquín Sánchez Macgrégor ver película :: ver
 


Este acceso a la verdad de una magna obra de arte emblemática consiste en un plan de trabajo, en función de un objeto de estudio concreto, en este caso, el llamado Espacio Escultórico.

  Forma parte del patrimonio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su emplazamiento se da, como el resto de la magna Ciudad Universitaria, en medio del océano de lava volcánica, conocido bajo el nombre de Pedregal de San Ángel, cuyo origen prehispánico se atribuye a la erupción del volcán Xitle, hoy apagado, aun cuando su cono, cubierto de vegetación, se pueda admirar hasta la fecha en las laderas de la serranía del Ajusco, la espléndida montaña que domina la Ciudad de México, en dirección del sudponiente y que la contaminación, con su manto fúnebre, la ha vuelto casi invisible, salvo en días excepcionales de cielo despejado.

  Existen otros espacios escultóricos en muchos países. Sin ir más lejos, está el famoso de la Fundación Sebastián, en Isla Mujeres, en el Caribe mexicano. Algunos podrán ser monumentales, e igualmente transitables, como lo es el del Pedregal de San Ángel, pero ningún otro es emblemático, por sus peculiaridades. Y conste que la palabra / peculio / tiene el significado filosófico de / esencia /, según lo enseña el maestro García Bacca.

   Lo peculiar tiene que darse primero al nivel del significante, es decir, lo visible, para lo cual conviene enumerar los datos elementales con respecto a las estructuras, las medidas, los materiales de construcción, a fin de poder entrar de lleno en materia.

  Para esta parte inicial de datos, se aprovechan los textos del catálogo correspondiente que publicara la UNAM en 1980.

  El Espacio Escultórico es una superficie del terreno natural del Pedregal libre de toda vegetación [el desmonte y la “limpieza”, que incluyó la de los nidos de víbora de cascabel y de escorpiones, fue una de las hazañas de Hércules] y encerrado por una plataforma envolvente de forma circular, que comprende dos niveles: una plataforma de desplante y una serie de módulos geométricos colocados sobre la misma.

  El diámetro exterior de la plataforma envo l vente mide 120 metros y el diámetro interior 92.78 metros, lo que hace un ancho de la plataforma de: 13.61 metros [queda, justamente, el camino transitable, en el círculo y entre los módulos].

  La plataforma está construida con base en dos muros de piedra volcánica, a junta seca, que contiene un relleno de balastra con objeto de lograr un piedraplén permeable.

  La altura de estos muros es variable, dada la particular topografía de la zona, que oscila entre 0.50 metros y 9 metros. La superficie de la plataforma está acabada en grano de tezontle planchado, con objeto de mantener la permeabilidad [o sea, que no se encharque a causa de aguaceros prolongados] y proporcionar un toque de color. [Conviene decir que en lo relativo a este admirable basamento o soporte, jugó un papel decisivo el arquitecto Raúl Kobe, de la Dirección General de Obras, en una tarea que, en coordinación con los escultores, estuvo bajo mi responsabilidad].

Sobre esta plataforma se levanta una serie de módulos poliédricos, de base rectangular [que constituye el núcleo de la genial propuesta escultórica] de 9 x 3 metros, con una altura de 4 metros. La disposición de estos módulos es radial y por cuadrantes; en cada cuadrante están dispuestos 16 módulos, separados entre sí por una calle que tiene 1.75 metros sobre el perímetro interior, y 2.67 metros sobre el exterior. De esta forma, toda la plataforma envolvente consta de 64 módulos.


Continúa siguiente