NUEVA ÉPOCA | NÚMERO 58 | DICIembre 2008 | ISSN EN TRÁMITE con número de folio 493 |REVISTA MENSUAL
ARTÍCULOS
LETRAS, RAZONES Y MOTIVOS
José Narro Robles
EL AFÁN TOTALIZADOR
Elena Poniatowska
MÉXICO EN FUENTES, FUENTES Y MÉXICO
Juan Ramón de la Fuente



Sitio optimizado para resolución de 800 x 600
Fecha de última actualización Septiembre de 2008
2007 D.R. Universidad Nacional Autónoma de México
Se prohíbe la reproducción total o parcial
de los artículos sin la autorización por escrito de los autores
Coordinación de Publicaciones Digitales,
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico

Reserva de derechos al uso exclusivo del título:04-2008-050717072200-203





Letras, razones y motivos

J o s é    N a r r o    R o b l e s

1/1

Este año se celebran dos acontecimientos fundamentales para la literatura: el aniversario número ochenta del nacimiento de Carlos Fuentes, y el quincuagésimo de la publicación de La región más transparente, sin duda, una de las novelas más importantes del siglo XX.

La importancia de la obra de Carlos Fuentes en la cultura nacional, y en la literatura universal, es simplemente extraordinaria. ¿Serían igual las letras y las artes, el cine
y el teatro, el ensayo y el relato, o el propio análisis sociopolítico sin las aportaciones de Fuentes? La respuesta es simple y directa: ¡No! No serían los mismos, habría una profunda orfandad, estética e intelectual, analítica y descriptiva, emotiva y reflexiva.

No sería lo mismo, ya que con la obra de Carlos Fuentes se aprende y se disfruta, se sueña y se emociona, se aprecia el pasado, se entiende el presente y se vislumbra el porvenir. No sería lo mismo en virtud de que en Carlos Fuentes se conjugan el intelectual y el artista, el hombre culto y el científico de la condición humana, individual y colectiva.

Con Carlos Fuentes hemos aprendido a entender mejor los problemas de la sociedad, y a encontrar alivio para los problemas más humanos de cada uno de los que hemos transitado por su literatura. Sus personajes y sus parlamentos, sus argumentos y sus propuestas, son esenciales para comprendernos mejor. Las musas de Carlos Fuentes han hecho realidad el prodigio de la magia.

Existen muchas razones para felicitar a Carlos Fuentes, y también para agradecerle: por un nuevo aniversario, productivo y cordial como el que vive estos días; por el merecido homenaje que le brinda la nación; por la enorme ola de atracción que despierta hoy, igual que antes; por su vigencia y su sensibilidad.

En especial, a él le digo, en nombre de millones de lectores, muchas felicidades por el éxito alcanzado, por el reconocimiento que ha obtenido. Muchas felicidades por los tiempos que ha vivido. Pero en especial, mil gracias por los tiempos que nos ha hecho vivir, por la oportunidad de permitirnos disfrutar lo esencial, lo humano.

Gracias por recordarnos todo el tiempo que el hombre y la mujer requieren de elementos materiales, pero también de ánimos espirituales; de cosas, de bienes,
pero también de letras, razones y motivos.

Hoy que los principios parecen extraviarse; hoy que la política no sólo no resuelve y, en cambio, sí complica; hoy que nos agobian los problemas de ayer y siempre, hoy que nos abruman los rezagos ancestrales; hoy debemos reconocer a quienes, por méritos propios, destacan en el concierto universal, para tomar fuerza de su ejemplo. Carlos Fuentes y su obra son, sin duda, uno de esos casos.

De esta forma, en el cumplimiento de sus encargos y la reiteración de sus compromisos, la Universidad de la nación ha dado una muestra más de la calidad y categoría de sus académicos.

Muchas gracias a todos los participantes, a los organizadores, y gracias a Carlos Fuentes en la clausura de este Congreso.

Palabras pronunciadas por el Rector de la UNAM el 14 de noviembre en la clausura del Congreso Internacional La región más transparente: 50 años después, organizado por la propia Universidad.