Directorio
   NUEVA ÉPOCA | NÚMERO 67 | SEPTIEMBRE 2009 | ISSN EN TRÁMITE con número de folio 493 | REVISTA MENSUAL
 EDITORIAL
ARTÍCULOS
NIETO Y ABUELO
Gonzalo Celorio
IN MEMORIAM
JAVIER WIMER (1933-2009)

Luis Ortiz Monasterio, Carlos Payán Velver, Jorge Eduardo Navarrete, Marilina Barona del Valle



Sitio optimizado para resolución de 800 x 600
Fecha de última actualización Septiembre de 2009
2007 D.R. Universidad Nacional Autónoma de México
Se prohíbe la reproducción total o parcial
de los artículos sin la autorización por escrito de los autores
Coordinación de Publicaciones Digitales,
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico

Reserva de derechos al uso exclusivo del título:04-2008-050717072200-203





Nueva imagen del Estado teotihuacano
E n r i q u e   F l o r e s c a n o

5/6

El argumento decisivo para esclarecer la relación entre los mayas y Teotihuacan no vino esta vez de la arqueología (que había registrado antes los testimonios arquitectónicos y cerámicos con influencia teotihuacana en esta región), sino del desciframiento de los jeroglíficos y la escritura maya. El inicio de esta pesquisa histórica que recorre los ámbitos de la epigrafía, la arqueología y el estudio de los símbolos comenzó con los perspicaces estudios de Tatiana Proskouriakoff y Clemency C. Coggins.28 Al enfocar su análisis en la Estela 31 de Tikal, Proskouriakoff leyó en este monumento “la llegada de extranjeros”, es decir, la entrada de altos personajes militares de Teotihuacan en Uaxactún y Tikal. En la citada Estela 31 y en la Estela 5 de Uaxactún advirtió que los personajes ahí retratados portaban uniformes de guerra y armas (lanzadardos, escudos), característicos del centro de México (figuras 8, 9A y 9B). Entre estos personajes identificó al gobernante de Tikal, Nun Yax Ayiin, desplegando el uniforme distintivo de los guerreros toltecas y un escudo con la efigie del dios Tláloc. Proskouriakoff estableció asimismo que la llegada de los extranjeros ocurrió en la fecha 11 Eb del calendario maya, que equivale al 16 de enero del año 378 d.C.

Las nuevas lecturas de la escritura maya abrieron una ventana para mirar el interior de la vida política de esos reinos. Así, en la Estela 31 sobresalen dos personajes. El centro de la estela lo llena la figura de Siyan Chan K’awil, hijo de Nun Yax Ayiin, quien ascendió al trono de Tikal el 26 de noviembre del año 411 y murió el 3 de febrero de 456. Aquí se le ve vestido con los glamorosos adornos de la realeza maya, empuñando en su mano derecha un tocado que tiene un pequeño medallón con el emblema teotihuacano de la lechuza, el escudo y los dardos. A la izquierda y a la derecha de Siyan Chan K’awil aparece el retrato de su padre, Nun Yax Ayiin, vestido como un guerrero teotihuacano, pues lleva el uniforme, las armas (átlatl, dardos) y la efigie del dios Tláloc estampada en su escudo. En el texto escrito en la parte trasera de la estela se lee que Nun Yax Ayiin fue entronizado en Tikal el 12 de septiembre del año 379, un año después de la entrada de los extranjeros registrada por Proskouriakoff. El conocimiento preciso de los nombres y cargos de estos personajes, así como el de sus fechas de nacimiento, entronización y muerte es un resultado de la hazaña mayor de los últimos años: el desciframiento de la escritura maya. La descripción anterior de la Estela 31 la debemos a David Stuart, uno de los epigrafistas más destacados, quien a su vez se apoyó en los estudios de Linda Schele, Simon Martin y Nikolai Grube.29

La lectura de los epigrafistas descubrió otros dos personajes, además de Nun Yax Ayiin y su hijo Chan K’awil. La Estela 31 relata que el 16 de enero del año 378 llegó a Tikal un militar de alto rango llamado Siyah K’ak’, a quien se da el título de Señor del Occidente. El texto indica que Siyah K’ak’ arribó por la ruta del occidente, un dato corroborado por la Estela 5 de Uaxactún y por la Estela 15 de El Perú, un sitio ubicado 75 kilómetros al occidente de Tikal, que registra el 8 de enero como la fecha en la que Siyah K’ak’ pasó por ese lugar, 8 días antes de su entrada en Tikal. La estela de Tikal informa asimismo que en la fecha del arribo de Siyah K’ak’ murió Garra de Jaguar, quien entonces era el gobernante de Tikal. Al relacionar estos datos David Stuart dedujo que la llegada de Siyah K’ak’ a la región maya fue más bien una entrada militar acompañada por la violencia.30 El papel que juega Siyah K’ak’ en estos acontecimientos parece ser decisivo. Así lo indica el hecho de que en la ascensión de Nun Yax Ayiin al trono de Tikal un texto cita el nombre de éste junto con el de Siyah K’ak’, sugiriendo que este último confirmó o supervisó la entronización del primero.31

Figura 8. Reconstrucción de la pirámide de la Serpiente Emplumada en la llamada Ciudadela de Teotihuacan. Las recientes excavaciones en el interior de esta pirámide descubrieron suntuosos entierros asociados con los emblemas de la realeza, y principalmente con el de la Serpiente Emplumada que cubre todo el monumento. Estos descubrimientos parecen indicar que fue la tumba real de los fundadores de Teotihuacan o de la dinastía real de Tollan. Dibujo de Raúl Velásquez basado en la reconstrucción hecha por el arquitecto I. Marquina

¿Quién es entonces este Siyah K’ak’ que llega al Petén maya por la ruta del occidente y su entrada provoca la muerte del ajaw de Tikal y luego la entronización de Nun Yax Ayiin? Los datos apuntados antes indican que es un extranjero, quizás oriundo de Teotihuacan, al mando de una fuerza militar que le permite transitar por El Perú, Uaxactún y otros sitios mayas y finalmente penetrar en Tikal, derrocar a su gobernante e imponer a Nun Yax Ayiin en el trono, el personaje que aparece retratado en la Estela 31 de Tikal con atuendo militar teotihuacano.32

Otro actor que juega un papel importante en la penetración extranjera del área maya es el apodado “Lechuza del Dardo Arrojadizo”. En la Estela 31 este personaje es citado como el padre de Nun Yax Ayiin, el recién instalado gobernador de Tikal. La lectura de estos textos sugiere que Nun Yax Ayiin es hijo de “Lechuza del Dardo Arrojadizo”, que según David Stuart es probable que fuera un gobernante teotihuacano. Este personaje aparece mencionado en los textos mayas como un señor que tuvo un largo reinado (de 379 a 439) en un lugar lejano del que se ignora el nombre, pero que los autores citados sugieren que es Teotihuacan. Los glifos que componen su nombre representan un átlatl y una lechuza, ambos emblemas guerreros típicos de Teotihuacan (lechuza y armas), que Stuart propone aludían al nombre de este personaje. El registro en los monumentos de Tikal y Uaxactún de la llegada de extranjeros portadores de la indumentaria y los emblemas militares de Teotihuacan es considerado por David Stuart como el acontecimiento político y militar más importante del clásico temprano, pues muestra la presencia y quizás el establecimiento de una élite teotihuacana en el área central del Petén.33

La penetración militar y política de Teotihuacan en la región maya está confirmada por los datos históricos e iconográficos que rodean la fundación del reino de Copán en el año 426. Según el texto grabado en el famoso Altar Q de Copán, el fundador de la dinastía fue K’uk’ Mo’ Ajaw, quien en septiembre del año 426 recibió el cetro real y tres días más tarde el título de K’inich Yax K’uk’ Mo’ (Gran Sol Primer Quetzal Guacamaya), un título que equivale al de fundador de la dinastía de Copán, como se asienta en los monumentos y textos conmemorativos elaborados más tarde por sus sucesores (figura 10). El texto que consigna este último dato dice que recibió ese título cuando llegó a “la casa real de los linajes”, aun cuando no se tiene noticia de la ubicación de tal lugar. Otra fuente dice que 152 días más tarde K’inich Yax K’uk’ Mo’, quien asimismo es llamado Señor del Occidente, llegó a un sitio nombrado “El lugar del árbol en la montaña”, que se presume sea Copán. Si esto es así, entonces la fecha real de la llegada de K’inich Yax K’uk’ Mo’ a Copán y de su entronización sería el año 427. Estos datos hacen suponer que K’inich Yax K’uk’ Mo’ recibió los títulos y símbolos del poder en un lugar remoto (que los autores que sigo aquí suponen que es Teotihuacan), y 152 días más tarde tomó posesión efectiva de su cargo en Copán.34 Lo anterior querría decir que desde estas fechas tempranas Tollan-Teotihuacan era el sitio donde los jefes “se hacen señores”, el lugar donde los elegidos para gobernar recibían su investidura y los símbolos del poder, como lo aseveran los textos cholultecas y nahuas del siglo XVI.

Figura 9A. Representación de la Serpiente Emplumada como emblema real de los gobernantes de Teotihuacan (150-210 d.C.)

Las imágenes de K’inich Yax K’uk’ Mo’ que han llegado hasta nosotros lo retratan con atuendo guerrero y lo celebran como fundador de la dinastía de Copán (figura 10). Sin embargo, los arqueólogos desenterraron testimonios que mencionan la presencia de gobernantes de Copán desde el año 159 d.C., y una estela que cita a un “primer gobernante”. Estos datos parecen indicar que K’inich Yax K’uk’ Mo’ sustituyó o destronó a los anteriores jefes de Copán y fundó una nueva dinastía, que en años posteriores fue enaltecida por sus sucesores, quienes le atribuyeron el estatuto de primera fundación.35 En estas imágenes K’inich Yax K’uk’ Mo’ es celebrado con indumentaria militar del Altiplano Central: escudo rectangular con el emblema de la Serpiente de la Guerra y anteojeras de Tláloc, sentado sobre el glifo maya del ajaw.

anterior Regresar / Continúa siguiente