UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 120 FEBRERO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   Margarita Peña

Francisco Cervantes de Salazar y Luis Vives
Encuentro en Flandes


Margarita Peña
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 120| Febrero 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Peña, Margarita , "Francisco Cervantes de Salazar y Luis Vives. Encuentro en Flandes" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Febrero 2014, No. 120 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=774&art=16008&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 4

Untitled Document

El reconocido pensador renacentista Luis Vives y el joven estudioso Francisco Cervantes de Salazar se habrían conocido en 1528 en Flandes, lo que llevó al segundo a traducir un opúsculo sobre la sabiduría escrito por el primero. Margarita Peña, catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras de nuestra Universidad, rastrea los caminos opuestos de dos humanistas del Renacimiento

Pude localizar recientemente en una biblioteca de libros “raros” el ejemplar de una obra de Luis Vives —sobradamente mencionada y conocida en latín—, en traducción al castellano de Francisco Cervantes de Salazar, publicada posiblemente en 1546, con anterioridad a su viaje a la Nueva España en 1551. Una edición de la que poco se sabe, por lo demás. Ha sido este hallazgo el pivote que me lleva a ocuparme de los escritos del autor peninsular previos a los Diálogos latinos, que vertiera al castellano Joaquín García Icazbalceta, conocidos con el título de México 1554, obra famosa que Cervantes redactara a los tres años de haber pisado tierra novohispana. El texto descubierto es un opúsculo impreso por Joachín de Ibarra, cuya portadilla dice como sigue: Introducción y camino / para la sabiduría, donde se declara que cosa sea, / Y se ponen grandes avisos para la vida humana, / compuesta en latín / por el excelente varón Juan Luis Vives, / con muchas adiciones que al propósito se hacían, / Por Francisco Cervantes de Salazar. // Madrid. MDCCLXXX (1780 ) // Por D. Joachin Ibarra Impresor de Cámara de S. M . / Con las licencias necesarias. / Direcc. de Proveed. e Inventarios / Oficina.

imagen

En el espacio entre el nombre del autor y el lugar y fecha de edición figura el escudo de impresor: “YBA” sobre dos ramas de laurel cruzadas y rematando una corona con cinco puntas que, hipotéticamente, pudieran corresponder a los cinco soberanos borbones del siglo XVIII en que el libro aparece: Felipe V, Luis I, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV.

UN UNIVERSITARIO PENINSULAR EN EL NUEVO MUNDO

La personalidad de Francisco Cervantes de Salazar como humanista llegado a Indias al mediar el primer siglo de la Conquista se halla indisolublemente ligada al humanismo naciente en la Nueva España y, por ende, a la cuna, al receptáculo de ese humanismo: la universidad novohispana, la cual se creó según el modelo de las universidades europeas —París, Lovaina, Salamanca, entre otras—, que acogieron por épocas a maestros tales como el mismo Juan Luis Vives, en los inicios del siglo XVI, y sirvieron de fragua posteriormente a otros que emigrarían al Nuevo Mundo, como el propio Cervantes de Salazar.

La Crónica de la Real y Pontificia Universidad de México, de Cristóbal Bernardo de la Plaza y Jaén (bachiller, secretario y maestro de ceremonias de dicha Real Universidad), sintetizada modernamente por el jurista Rafael Sánchez V., es una rica fuente para el conocimiento del ámbito universitario en sus inicios, en la capital de la Nueva España. A ella me remito en nota de pie de página, con el objeto de conocer la institución que acogió a Cervantes de Salazar en la Nueva España, así como el papel que él desempeñó en ésta. La magna crónica de De la Plaza y Jaén está dedicada “al Señor de la tierra y cielo, Cristo nuestro Señor”, y dirigida, ya en el siglo XVII, al rey de España —que sería Felipe III— en términos de “Vuestra Sacrosanta Real Magestad…”.

La paráfrasis de Rafael Sánchez V. de la crónica del ilustre De la Plaza y Jaén es por demás ilustrativa respecto de las gestiones preuniversitarias. Éstas se realizaron a lo largo de 16 años, entre 1537 y 1551. Ahora bien, nos preguntamos: ¿qué papel jugó Cervantes de Salazar en la importante coyuntura de la creación de la Real Universidad y en años inmediatamente posteriores? Un papel colateral de apoyo y sustento, y no propiamente de fundador, ya que llega a México en 1551, cuando las gestiones preliminares se han realizado. Será, a un tiempo, estudiante que pasa de bachiller a licenciado; luego profesor y dos veces rector. De la Plaza y Jaén menciona en su crónica al humanista en seis ocasiones. Me aboco a documentar la presencia de Cervantes en algunos actos de la universidad novohispana para, más adelante, referirme a sus antecedentes peninsulares y su relación con la obra de Luis Vives.

Cervantes de Salazar, como se dijo, llega a México poco antes de la fundación formal de la Real y Pontificia Universidad, la que se realiza de acuerdo con cédula real del emperador Carlos V y tendrá lugar el 3 de junio de 1553; en la cédula se invoca “la Católica y Real Majestad del Emperador Carlos V, Rey y Señor, que esté en gloria…”, y la firma Juan de Sámano, “Secretario de su Majestad”, que para entonces ya sería Felipe II. En la crónica de De la Plaza y Jaén se enumeran siete columnas alegóricas que sostendrían la institución, siete facultades, a saber: Teología, Escritura, Cánones, Leyes, Artes, Retórica y Gramática. Y añade: “se hizo inicio en las Escuelas de esta Universidad en presencia del Ilustrísimo Señor don Luis de Velasco, Virrey, y de la Real Audiencia: el cual hizo el Licenciado Cervantes de Salazar”. Por “inicio”, entendamos el acto inaugural; la oración latina fue pronunciada por el escritor peninsular llegado poco ha a México.

La segunda mención se refiere a una época muy posterior: 26 de abril de 1568. Cervantes había ascendido al rango de rector. Se trata de un acto celebrado “en Claustro de los señores Rector y Consiliarios”, en el que “habiendo visto una petición presentada por dicho Señor Rector y Conciliarios, los señores Presidente y Oidores mandaron que la Cátedra de Prima Teología, se diese al P. Maestro Fr. Martín de Perea […]. Firmado del Doctor Don Francisco Cervantes de Salazar, Rector, y de los Consiliarios. Autorizado de Juan de Vergara, Secretario de la Universidad”. Habían transcurrido quince años desde la primera aparición formal de Cervantes de Salazar, que para 1568 es rector de la prestigiada Universidad.

Se le menciona asimismo, solamente por el primer apellido, el 23 de enero de 1560, en que “tomó posesión de la Cátedra de Propiedad de Decreto el Dr. Don Luis de Anguís [ …] de que fueron testigos el licenciado Cervantes [¿de Salazar?] y los bachilleres Ayala y Gonzalo Vázquez […] que fue en la primera cátedra que se dio por oposición en forma”.


   
    subir     PDF



Margarita Peña

Nació en México, D.F., en1937. Especialista en literatura novohispana y literatura española de los Siglos de Oro. EsMaestra en Letras hispánicas por la UNAM; Doctora en Letras por el Colegio de México;...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés