UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 125 JULIO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   José Cossío Díaz y Luz Helena Orozco

Universidad pública y libertad de expresión


José Cossío Díaz y Luz Helena Orozco
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 125| Julio 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Cossío Díaz y Luz Helena Orozco, José , "Universidad pública y libertad de expresión" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Julio 2014, No. 125 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=779&art=16249&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

 

¿Cuáles son los límites de la libertad de expresión en el contexto de una institución de educación pública superior? A partir de un caso resuelto por las instancias de justicia, los autores de este artículo exponen los alcances y la amplitud de la libertad de cátedra y de pensamiento, así como la naturaleza del ejercicio crítico ante los funcionarios universitarios.

 

INTRODUCCIÓN

Es un lugar común sostener que la libertad de expresión constituye un derecho esencial en el Estado constitucional, al grado de que se le reconoce una posición preferente en el ordenamiento jurídico. Manifestar y compartir nuestra manera de pensar el mundo no solo resulta un ejercicio valioso en términos de autoexpresión sino también la vía para ejercer otros derechos, como el de asociación, petición, libertad religiosa, participación política o información. Este valor instrumental de la libertad de expresión revela su estrecha relación con la democracia, régimen en el que la libre circulación de las ideas es una condición de existencia y preservación. En la medida en la que podemos discutir libremente, podemos resolver los diferendos con palabras y votos, no mediante armas.

¿Cuál es la consecuencia concreta de esta posición preferente? El efecto directo en la realidad es la presunción general de que todo discurso está protegido, independientemente de su contenido —inútil, polémico o hasta ofensivo—. Será únicamente cuando exista la clara lesión o amenaza de otro derecho humano que se podrá imponer una sanción a la manifestación de una idea. Dicha responsabilidad será, necesariamente, ulterior.

Si bien todas las formas de expresión están a priori protegidas por la libertad consagrada en los artículos 6 y 7 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, existen ciertos tipos de discurso que reciben una protección especial derivada, en buena medida, de su valor instrumental para el ejercicio de otros derechos humanos. El ejemplo más claro es el discurso político, cuyo blindaje resulta evidente para el correcto funcionamiento de un régimen democrático. Asimismo, existen otras expresiones, manifestaciones y opiniones que también gozan de una singular entidad, dado el contexto en el que se emiten.

El objetivo de este artículo es señalar las razones por las cuales la universidad pública constituye un espacio en el que la libertad de expresión encuentra un especial resguardo. Para ello, se analizará un caso fallado recientemente por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el que se cimienta constitucionalmente esta idea. Posteriormente, señalaremos algunos de sus principales efectos. 

 

DIFERENDO UNIVERSITARIO

En el amparo directo en revisión 3123/2013, la Primera Sala conoció un asunto en el que se encontraban en pugna los derechos a la libertad de expresión y el derecho al honor. En el caso específico, la coordinadora de un programa de posgrado de una universidad pública demandó en la vía ordinaria civil a una profesora y a una alumna postulante al doctorado el pago de una indemnización por daño moral derivado de la distribución por Internet de diversos comunicados dirigidos a la comunidad universitaria.

imagen
Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
©SCJN

En esos documentos, las codemandadas hicieron una dura crítica al proceso de selección de los candidatos al programa de doctorado, cuestionaron el estricto apego a los lineamientos del Conacyt y señalaron que la actitud de la coordinadora ponía en peligro la calidad de la investigación y de los trabajos finales. Además, la alumna demandada manifestó haberse sentido humillada por la coordinadora durante una entrevista realizada en sus oficinas. Dicha información contenía, a juicio de la coordinadora del posgrado, expresiones que le ocasionaron menoscabo a su reputación y prestigio institucional en su centro de trabajo. Las codemandadas dieron contestación a la demanda negando la acción y a su vez demandaron a la actora por daños y perjuicios. El juez de primera instancia absolvió a ambas partes de las prestaciones reclamadas; la Sala de apelación confirmó dicha resolución. En contra de tal decisión, la coordinadora promovió juicio de amparo, mismo que fue negado por el Tribunal Colegiado que conoció del asunto. La coordinadora interpuso recurso de revisión, resuelto por la Primera Sala en la sesión del 7 de febrero de 2014.

En la propuesta hecha a la Sala se planteó confirmar la sentencia dictada por el Tribunal Colegiado y negar el amparo a la funcionaria universitaria que solicitó la indemnización por daño moral. Por unanimidad de cinco votos, se resolvió en dicho sentido, privilegiando el derecho de expresión de las demandadas por encima del derecho al honor de la funcionaria universitaria. Para ello, la resolución versó sobre tres ejes fundamentales: 1) la función realizada por la coordinadora del posgrado, 2) el contenido de la información divulgada, y 3) el ámbito en el que fue generada.

Respecto del primer punto, la Sala consideró que para resolver el asunto era necesario tomar en cuenta la actividad realizada por la quejosa, destinataria de la detracción y el reproche, quien al momento de los hechos fungía como coordinadora del proceso de preselección de los alumnos de posgrado en cierta especialidad. Se precisó que la señora fungía como servidora pública, por lo que estaba obligada a tolerar un mayor grado de crítica respecto de sus funciones.


   
    subir     PDF

José Cossío Díaz y Luz Helena Orozco

José Ramón Cossío Díaz


Nació en la Ciudad de México en 1960. Abogado. Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Colima, en donde obtuvo el grado de licenciatura en 1984. Estudió la...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés