UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 125 JULIO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Creación   >>>   Italia Boliver

Los desórdenes del hierro (selección)


Italia Boliver
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 125| Julio 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Boliver, Italia , "Los desórdenes del hierro (selección)" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Julio 2014, No. 125 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=779&art=16275&sec=Creaci%C3%B3n > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 1

Untitled Document

 

MATERIAL EXCLUSIVO WEB

Presentamos una selección del poemario inédito Los desórdenes del hierro de Italia Boliver, escritora y profesora mexicana radicada en el Reino Unido. Es la suya una voz poética fresca y rotunda, de matices y atmósferas intimistas, que sale al encuentro de lectores ávidos y sensibles.

 

A ti misma

Amar tu soledad,
tu piel,
tu piel,
tu gravedad
y todas las palabras
que nadie te ha escuchado decir.
Amar tus piernas
caminando por calles vacías
en una tierra descubierta.
Tus párpados que no se cierran nunca,
tus palabras no dichas.
Amarte de mañana
en tu lentitud,
en tu pereza,
sin hacerte levantar de la cama;
dulce desorden
de nosotras
las que no existimos,
a las que no ven.
Amarte delante
y detrás de tu espejo.
En pequeños saltos de luces,
en un golpe a matar,
con la simpleza del agua
y sin recriminarte
mí misma
mi incompleta
mi toda

yo
nosotras.
Amarte en tu eterno preguntarte
si es él
si es él de verdad
si te entregas
si le confías
si le dices.
En tu dulce comprensión de las cosas,
con tu sentir tu humanidad descubierta,
con tu distracción
y tu amor por las urbes llenas de gente
y los colores baratos.
En tu afición por los escenarios
privados
con tu maldad suspendida
y contenida en suspiros.
Con tu voz,
tu voz sin voz.
En el lento pasmo de todas tus dudas
y tus certitudes.
Tuya
en tu eterna soledad.

 

imagen
Italia Boliver
©Cortesía de la autora

 

Digital

Desde la primera línea que traza el teclado
hasta el último píxel de tu imagen
me abro.
Me despliego ante ti
como un libro no leído,
sostengo entre mis dedos tu presencia
como si fuese el tallo de un olivo
sagrado.
Te hablo
del otro lado del plasma,
y en la inmensidad del silencio implacable
me olvido.

 

Sin título

Escribir
sin escribir
la escritura
de la azotea
de la mesa
del café
del parque
de la casa
de la oficina
del día a día
del pan diario
de la escritura
de la fuerza
que emerge
de no se sabe bien dónde
Escribir
vida
Escritura
del dolor
del sufrimiento
y del éxtasis
Escribir en trance
y en tránsito
ser un canal
para la escritura
vivir
en escritura
alineada
con la palabra
divina
ser
escritura sagrada
el cuerpo
el papiro
el cuaderno
la hoja en blanco
el diario secreto
Escribir
las calles
con gis
y tiza
con ‘chalk’
y plumón de pizarrón blanco
Escribir el queso
el vino
el cuchillo
el lienzo
el cabello en la almohada
Escribir
la enfermedad
de las venas
y el placer
epicúreo
la filosofía
y el hierro
Escribir en Lesbos
y  en Samos
en Oráculo
y en llano
sin ruido
y escribir
sonido
música
y silencio
pausa

espacio

Escribir
viento
y campo abierto
y lago reflejando el cielo
Escribir
para vivir
y morir
sin dolor
Escribir
para dejar ir
y como un vaso que contenga todo el llanto no llorado
Escribir
como un espasmo
como un dolor de cabeza
como un arrepentirse
como la nostalgia
y riendo
Escribir con el cuerpo
con las manos como una cuerda
que sigue desde la garganta
desenrollándose
desanudándose
Escribir
en voz alta
con el puño cerrado
como quien lucha en protesta
Escribir
para curar
como quien se quita una venda de los ojos
para la posteridad
y por el presente
sin miedo
y en el terror
Escribir
para dejar dicho
y sin afán de mentir a nadie
Escribirte
como quien abraza las fronteras
llorando
como quien supera con la palabra las fronteras
y piensa
algún día entenderemos que nunca hubieron fronteras
Escribir
por todo lo que nace
por la que soy sólo hoy
Escribir
sin motivo
por el simple hecho
de escribir.

 

Fondo azul terciopelo

Antes de que el hielo se disuelva
sobre las piedras grises y los tejados rojos
y las nubes vuelvan
redondas a esponjarse,
estará aquí.
Llegará como cinco años atrás
pero esta vez no habrá
fondo azul de terciopelo
ni orquídeas
y espejos victorianos.
Ni cruzaremos puentes delgados como agujas
de noche.
Habrán
en cambio,
silencios,
preguntas
que quedarán resonando
por muchos días.
Miradas
en las que podremos reconocer
el mismo río,
y las aguas nuevas,
y todos los paisajes
que hemos coleccionado
durante estos años
sin vernos.
Y el silencio caerá
sobre nosotros,
como el peso de los años
y de todo lo que hemos perdido
y no hemos sabido decirnos.
De todo aquello que ha logrado morir
en nosotros.
Y nos veremos
de nuevo,
como quien desliza una cuerda en un pozo,
esperanzado de que el agua vuelva a la superficie.
Nos veremos
como quien intenta recuperar
lo que ha quedado
en reposo.
Pero la cuerda volverá
seca
como una serpiente a su canasta de paja.
Como la prueba fidedigna
de una derrota inminente.

 

Verde van Eyck

El mar sigue estando lejos;
no fuera de mi cuerpo
pero lejos.

Adolescentes japoneses
invaden galerías renacentistas
con juegos de video en i-pads.
Duermen en las bancas de madera oscura,
lo dejan todo desordenado
y hablan sin parar.
Se desbordan
con un estruendo informático
y quieren consumirlo todo.
Sedientos de neón
y 3D,
de ‘glitter’
y rosas fluorescentes.
De ruido
y caos.

Mientras tanto yo camino
hacia una sala vacía.
Busco a Uccello y a Piero della Francesca
como se busca un mensaje,
un remedio,
una cura.
Indago
en el manto azul de San Rafael,
me sumerjo
en el verde Van Eyck de Arnolfini
y le pido
que me diga algo.
Pienso,
no,
siento,
es decir,
estoy segura
de pronto
que el dolor
es un paisaje común,
la propiedad de todos,
como la banda de seda sobre los ojos de Santa Úrsula
o las lágrimas invisibles de una Virgen del Quattrocento.
En silencio
salgo despacio hacia la multitud
como si naciera de nuevo,
como si fuera caminando en el campo,
en la verde extensión interminable.
Recuerdo
de pronto
el reflejo durazno
de una nube detrás de un olmo,
un día feliz en mi infancia,
la alegría.


   
    subir    

Italia Boliver

Escritora y académica. Licenciada de la UNAM en donde estudió Lengua y Literaturas Hispánicas y Doctora en Filosofía y Letras Hispánicas por la Universidad de Londres. Ha publicado sobre todo en el área de...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés