UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 126 AGOSTO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Efraín Huerta   >>>   Luis Vicente de Aguinaga

Breve informe sobre los “Greyhound poems”
El poeta en Estados Unidos


Luis Vicente de Aguinaga
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 126| Agosto 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

de Aguinaga, Luis Vicente , "Breve informe sobre los “Greyhound poems”. El poeta en Estados Unidos" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Agosto 2014, No. 126 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=780&art=16283&sec=Efra%C3%ADn%20Huerta > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 3

Untitled Document

 

Hace poco más de veinte años, en 1992, la editorial Vuelta publicó En algún otro lado, interesante antología bilingüe de Roberto Tejada. El subtítulo del volumen despejaba, desde un principio, cualquier duda respecto al contenido: México en la poesía de lengua inglesa. Hoy, releyendo a Efraín Huerta, me pregunto si alguien habrá estudiado, desde una perspectiva semejante a la de Tejada, la presencia de Estados Unidos en la poesía mexicana. ¿Existen artículos, tesis, antologías con ese tema?

Es fácil enlistar, más con memoria que con bibliografía, poemas de José Juan Tablada, Xavier Villaurrutia, Gilberto Owen y Octavio Paz que por lo menos confirman la existencia del asunto. En la quinta sección de Al sol y bajo la luna (1918), de Tablada, constan algunos de sus poemas neoyorkinos, incluyendo el que da principio con los famosos versos: “Mujeres que pasáis por la Quinta Avenida, / tan cerca de mis ojos, tan lejos de mi vida”. En cuanto a Villaurrutia, numerosos poemas de Nostalgia de la muerte (1938), como “Nocturno en que habla la muerte”, “Nocturno de Los Ángeles” y “North Carolina Blues”, fueron escritos durante la estancia de Villaurrutia en Estados Unidos entre 1935 y 1936 o en alusión a ese viaje. Menos explícita, la poesía de Owen acaso no contenga momentos inobjetablemente relacionados con las diferentes estancias del poeta en Filadelfia y otros lugares de Norteamérica, pero ciertos poemas de Línea (1930) y algunos relatos como “Examen de pausas” dejan entrever, por su imaginario y por su léxico, que fueron compuestos desde una perspectiva comparable a la de Villaurrutia y Tablada: la óptica entre familiar y extranjera del mexicano en Estados Unidos.

Es más interesante aún el caso de Octavio Paz. En la primera sección de Calamidades y milagros (1937-1947) figuran dos importantes poemas, “Conscriptos USA” y “Seven PM”, que además de aludir a una estancia en Estados Unidos reflejan el interés de su autor por el simultaneísmo, el coloquialismo y otros procedimientos aprendidos en Pound y Eliot pero vinculados, en la inteligencia crítica de Paz, con el “Nocturno alterno” de Tablada y otras páginas cruciales de la poesía mexicana moderna. Por así decirlo, el tema de la estancia en Estados Unidos parece haber suscitado en Paz una reflexión binaria en función de la cual toda novedad, incluso la más radical, tendría su correlato en algún punto de la tradición. El viaje al exterior (en este caso, a Estados Unidos) no sería, en última instancia, sino la primera etapa de un viaje al interior de sí mismo, literaria y psicológicamente hablando.

imagen

Corrijo lo dicho unas líneas arriba: más que un simple tema, el viaje a Estados Unidos constituye una verdadera circunstancia de imaginación poética. No se trata de un simple motivo literario, puesto que su objeto no es el viaje como generalidad ni Estados Unidos como destino abstracto. Es, en todo caso, un constructo afín a los tópicos del americano en París o el europeo en África del Norte. Yo diría incluso que su naturaleza es la del cronotopo, ya que supone un cruce de al menos dos representaciones, una temporal y la otra espacial: el viaje, o sea la duración, y Estados Unidos, o sea la situación.

Efraín Huerta publicó en 1956 Los poemas de viaje, libro en que se recogen textos escritos en o con motivo de al menos tres estancias en el extranjero: una en Estados Unidos, fechada por el propio autor en junio y julio de 1949; otra en Checoslovaquia, en 1950, y una más en Polonia, Hungría y la Unión Soviética, en 1952. La primera sección del poemario se titula “Greyhound Poems”. Es una serie de dieciséis poemas estéticamente independientes entre sí que juntos forman, sin embargo, una secuencia coherente, comparable a un cuaderno de apuntes, crónicas e impresiones. Dicha coherencia basta para referirse a los “Greyhound Poems” como un objeto literario cerrado en sí mismo, completo y autónomo, aun desgajándolo del poemario del que forma parte.

Añado inmediatamente que, a pesar de lo que sostengo en el párrafo anterior e incluso en aparente contradicción con ello, los “Greyhound Poems” también deben leerse como parte de una entidad orgánica mayor, a saber: la del conjunto de Los poemas de viaje. Me parece, como trataré de justificar más adelante, que los “Greyhound Poems” contienen, primero, un sentido propio, que después contribuye a enriquecer el sentido global del poemario al que pertenecen.

Como parte de Los poemas de viaje, la serie apareció con posterioridad en Poesía, 1935-1968 y en la Poesía completa de Huerta. Este dato, que a primera vista parecería una insípida obviedad, adquiere sentido al observarse que los demás apartados de Los poemas de viaje fueron significativamente modificados por Huerta en la recopilación de 1968. Me refiero, por supuesto, a Poesía, 1935-1968, compilación en la cual Huerta suprimió “Los cosacos de Kubán” y “Descubrimiento de Moscú”, poemas que formaban parte del segundo y el cuarto apartado de Los poemas de viaje, respectivamente, y convirtió cuatro secciones del poemario en una sola, quizá con el propósito de presentar los poemas checoslovacos, polacos, húngaros y soviéticos como resultado, ya que no de un mismo viaje, sí de un mismo sentimiento respecto a los pueblos de aquellos países. Tales modificaciones hicieron de Los poemas de viaje un libro dividido en dos mitades contrapuestas, la estadounidense y la “soviética”, por así decirlo.


   
    subir     PDF


Luis Vicente de Aguinaga

Nació en Guadalajara, Jalisco, en 1971. Poeta, ensayista, traductor y profesor. Es licenciado en letras hispanoamericanas por la Universidad de Guadalajara y doctor en letras románicas por la Universidad...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés