UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 126 AGOSTO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Reseñas   >>>   Antonio Espinoza

Juan Villoro
El 10 de las letras


Antonio Espinoza
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 126| Agosto 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Espinoza, Antonio , "Juan Villoro. El 10 de las letras" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Agosto 2014, No. 126 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=780&art=16298&sec=Rese%C3%B1as > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

A todos los que quieren y a todos los que aman el futbol.
ÁNGEL FERNÁNDEZ, al iniciar el segundo tiempo

 

Con la sensibilidad de un poeta inició la literatura futbolera. Ocurrió el 20 de mayo de 1928. El Barcelona y la Real Sociedad jugaban en Santander el primer partido de la final de la copa de ese año. Defendía la meta catalana el portero húngaro Franz Platko. El partido, sumamente violento, tuvo en Platko a un héroe ensangrentado que salvó a su equipo de tres goles inminentes. Rafael Alberti, presente en El Sardinero, inmortalizó a Platko en un poema, y convirtió la figura del arquero en leyenda. El poeta gaditano vio a Platko (“oso rubio de Hungría”, “guardameta en el polvo”) como un auténtico guerrero, un héroe balompédico de dimensiones épicas del que nadie se olvida. “¿Qué mar hubiera sido capaz de no llorarte?”, se pregunta Alberti al final de la oda. En una época en la que el futbol no era muy apreciado por los intelectuales, el gesto de Alberti bien pudo ser visto, si no como una tontería, sí como una extravagancia.

Con Rafael Alberti se inició la mitificación de una práctica deportiva que ha enraizado en todos los sectores sociales. Al igual que el ilustre poeta de la Generación del 27, dos escritores franceses: Jean Giraudoux y André Maurois, escribieron páginas memorables sobre el futbol. La maldición de Shakespeare (“Tú, vil footballer”, exclama un personaje del Rey Lear) no les importó mucho a los apologistas del juego que surgían por aquí y por allá, en todo el orbe. Y no eran sólo escritores: pintores de la talla de Umberto Boccioni, Pablo Picasso, Robert Delaunay, Nicolas de Staël y nuestro Ángel Zárraga celebraron con pinceles la gloria del futbol. Si hubo autores que desdeñaron el futbol una vez que se había democratizado, otros lo exaltaron y encontraron en él no sólo una expresión de la vida moderna sino, como en el caso de Albert Camus, una lección efectiva de moral.

imagen

La bibliografía futbolística es vasta. Ríos de tinta han corrido sobre el deporte más popular del planeta. El futbol es un juego que ha inspirado a numerosos escritores que han plasmado el fenómeno cultural, psicológico y sociológico que representa. Existe una amplia lista de libros notables sobre el tema; destaco algunos: El futbol a sol y sombra, de Eduardo Galeano; Fiebre en las gradas, de Nick Hornby; Épica y lírica del futbol, de Julián García Candau; El futbol, mitos, ritos y símbolos, de Vicente Verdú; Sueños de futbol, de Jorge Valdano; Dios es redondo, de Juan Villoro… Este último autor es quien más ha insistido en el tema futbolístico, en crónicas, cuentos y ensayos. Para mí es el escritor que debe portar en su espalda el número 10, como el gran creativo en el juego literario del futbol.

 

ÁNGEL GUARDIÁN

Juan Villoro (México, 1956) ha expresado siempre su admiración por Ángel Fernández, el cronista más prodigioso del deporte más apasionante. La entrevista que le hizo al narrador a fines de los años ochenta es una joya: nos presenta a un Ángel Fernández entero, alejado de la narración televisiva pero dueño todavía de su extraordinaria inventiva verbal. En Los once de la tribu, su espléndido libro de crónicas, Villoro incluye la entrevista que nos ofrece un retrato muy completo del formidable cronista: su trayectoria, sus “maromas verbales extremas”, los apodos inolvidables que durante muchos años puso a los futbolistas, sus lecturas, sus escritores favoritos, su salida de Televisa primero y de Canal 13 después y su grito más largo con motivo del gol del brasileño Eder en el partido Brasil-URSS, durante el Mundial de España en 1982.

En el texto introductorio a Los once de la tribu, Juan Villoro confiesa su admiración infantil por Ángel Fernández: “De niño, sus narraciones de futbol me revelaron la existencia de un lenguaje de fábula, en el que todo podía decirse de otro modo. Fue mi primer contacto con las palabras como símbolos mágicos”. Quizás Ángel Fernández sea para Villoro una suerte de ángel guardián que lo ha guiado en su paseo literario por el futbol. Hijo de un filósofo nacido catalán y exiliado en México, Villoro quiso ser futbolista, jugó con los Pumas de la UNAM en fuerzas inferiores, pero como muchos no logró su cometido de convertirse en un guerrero de la cancha. Su destino era otro: explorar narrativamente el futbol, explicar las pasiones que provoca, desentrañar sus misterios; en suma, convertirse en un creativo de media cancha con amplia visión del juego literario.

¿Por qué el título Los once de la tribu? Ningún misterio hay en ello. Juan Villoro se apropia de la tesis del antropólogo británico Desmond Morris, quien en su libro The Soccer Tribe afirma el carácter ritual del futbol: una supervivencia de nuestro pasado tribal, un juego cargado de memoria ancestral. Para Desmond Morris, el juego más popular del planeta es un acto ceremonial, una guerra incruenta que revela expresiones de orden tribal, incrustadas en el inconsciente colectivo. Esos once hombres que con base en habilidad, inteligencia y técnica patean un balón con el fin de introducirlo en la portería enemiga, al tiempo que tratan de impedir que los once hombres del equipo contrario horaden la suya, actúan en una gran parodia de la guerra. Son “los once de la tribu”, auténticos héroes populares, guerreros defensores del honor y el orgullo de un barrio, una colonia, una ciudad, un país.


   
    subir     PDF

Antonio Espinoza

Nació en México, D.F., en 1961. Historiador y crítico de arte. Es licenciado en Historia y maestro en Historia del Arte, por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México....


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés