UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 145 MARZO 2016 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   Ana Luisa Calvillo

Manual de géneros biográficos
Modalidades biográficas


Ana Luisa Calvillo
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 145| Marzo 2016| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Calvillo, Ana Luisa , "Manual de géneros biográficos. Modalidades biográficas" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Marzo 2016, No. 145 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=799&art=17090&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

 

MATERIAL EXCLUSIVO WEB

El Manual de géneros biográficos de Ana Luisa Calvillo, recién publicado por la Universidad Autónoma de Chihuahua, reúne definiciones y ejemplos de 28 géneros y modalidades biográficas; propone una serie de lineamientos prácticos para la escritura biográfica, un decálogo, preguntas frecuentes sobre este quehacer y una guía mínima de escritores mexicanos que han cultivado estos géneros desde el siglo XV hasta la actualidad. A continuación presentamos un fragmento en el que se definen las diferentes modalidades que adoptan los textos biográficos.

La clasificación de biografías por ciertos rasgos de forma y contenido sirve para dar a los receptores una perspectiva de lectura, aunque en ocasiones tal tipificación puede obviar sus características. Por ejemplo, una biografía científica tratará la vida y la obra de un científico, destacando principalmente sus trabajos, inquietudes y desafíos que se planteó en su campo de acción. Del mismo modo, una biografía política abordará la trayectoria vital de un personaje político, centrándose en la construcción de su pensamiento político e ideológico. Sin embargo, existen biografías que, por sus peculiaridades, grado de especialización o complejidad es conveniente revisar. Para ello las hemos dividido en tres modalidades principales: por su contenido literario, su contenido filosófico y su función editorial.

 

imagen

 

Por su contenido literario:

•   Biografía literaria / interpretativa / crítica / comentada

Este tipo de biografías suele generar confusión por su adjetivo “literaria”, pues se le relaciona con la literatura de ficción como si se tratara de una biografía novelada. Sin embargo, está muy lejos de serlo, pues las biografías literarias son el estudio crítico de la obra de un escritor, vista a la luz de su trayectoria personal. Es mayormente un ensayo sobre la obra, que la historia del ser humano, ya que su búsqueda está en los hilos vitales y en los contextos que produjeron aquella literatura, pero no se detiene en la construcción biográfica. En otras palabras, a la biografía literaria le interesa la obra por encima del hombre, y a la biografía, el hombre por encima de la obra.

La biografía literaria tiene su paralelo en los tipos de biografía interpretativa, biografía crítica y biografía comentada. Estos géneros se alejan aún más de la vida personal, a menos que ésta se relacione directamente con la obra de estudio –por ejemplo, si la obra surgió cuando el escritor estaba preso o durante su viaje a la Selva Lacandona–, y se centran de manera preponderante en la crítica literaria. Incluso los datos biográficos suelen ser complementarios a la investigación.

Un ejemplo de este género es la Biografía interpretativa de Emily Dickinson, escrita por Thomas H. Johnson en 1955. Los diversos capítulos refieren las tradiciones literarias de la época de Dickinson, las personas que conoció, una descripción del artista en su trabajo, sus impulsos creativos y el análisis crítico de su poesía. Entre otros materiales, contiene retratos, ilustraciones, un breve contexto biográfico: el lugar donde vivió, cómo era la educación de su tiempo y las costumbres locales. De este modo, el biógrafo interpretó los hechos biográficos que influyeron en la construcción de su obra, el punto de mayor interés en el texto.

Otro ejemplo es la biografía literaria Henry James. Escritos de biografía y crítica, de Javier Alcoriza y Antonio Lastra. En la obra recogen una serie de textos de Henry James como cartas, memorias, apuntes de viaje, y en ellos basan la interpretación crítica de su obra. En especial se centran en el periodo que James viajó por América y Europa como “un peregrino apasionado”. Como puede verse, la biografía literaria no es definitivamente una biografía tradicional que relate la vida y la obra de un sujeto, ni tampoco es una biografía novelada que combine la ficción con la vida de un hombre real.

Finalmente, la biografía literaria tiene variantes de menor extensión que pueden ser el prólogo o el estudio preliminar. Son textos de crítica literaria que se anteponen al cuerpo de una obra y ofrecen una visión panorámica sobre el contenido del libro, la vida del autor y su obra completa, a fin de que el lector comprenda mejor el anclaje entre vida y obra.

•   Biografía de creación / novelada

La biografía de creación combina elementos de la literatura de ficción con la vida de un hombre real. Este tipo de biografías toma la licencia de alejarse de la historia tal como fue y acercarse más a la creación literaria: conoce los hechos y personalidad del sujeto biográfico y se plantea a partir de ello una situación literaria, un conflicto, un aspecto de la vida real que habrá de desarrollar a modo de novela, cuento u obra de teatro, principalmente. Una de sus formas más conocidas es la biografía novelada. De hecho, en la literatura biográfica del siglo XIX muchas biografías estaban construidas de esta manera (v. André Maurois, Stefan Zweig, Emil Ludwig).

En la definición de biografía se explicó que el biógrafo tiene libertad en la elección de la forma, pero no del fondo; es decir, puede utilizar cualquier recurso literario, técnica y estructura narrativa según considere conveniente para presentar la vida y obra de su sujeto biográfico, mas no puede transformar ni deformar los hechos, pues estos deben ser objetivos y comprobables; debe apegarse a la realidad vivida por el personaje. La biografía novelada hace lo contrario: conserva hasta cierto punto los hechos, pero, quizá por su intensidad, el biógrafo-novelista decide que aquellas vivencias mostrarían su justa dimensión dramática si las lleva al universo de la novela (definitivamente en la construcción de una biografía de este tipo se requiere la malicia, habilidades e intuición de un novelista).

Por ejemplo, supongamos que el biógrafo ha investigado con suficiente profundidad la vida y trayectoria de un revolucionario. Y se enfrenta a la verdad histórica de que su personaje, después de levantar al país e incendiar la ciudad, decide retirarse de la lucha y disfrutar su vejez en compañía de sus nietos. Pero el biógrafo no queda satisfecho: sabe que las vivencias durante la revolución son una sinfonía y tienen puntos climáticos extraordinarios que se “enfriarían” si se ciñe a la veracidad que exige la biografía. Entonces se arriesga a producir una novela. No ha deformado la vida del sujeto, no ha mentido sobre la verdad histórica, simplemente ha narrado los hechos biográficos de otra manera, la literaria.

La siguiente anécdota confirma lo que hemos revisado hasta este momento sobre la biografía novelada. Josefina Estrada, escritora y periodista mexicana, ha publicado una buena cantidad de textos biográficos que incluyen crónicas de personajes, testimonios, biografías y novelas, entre ellas, una novela testimonial llamada Virgen de media noche. Es la historia de una prostituta judía, “Fortuna Faik”, que llegó a la cumbre en el negocio del sexo, se vino abajo por su adicción a las drogas y cayó en la cárcel de Tepepan. Está narrada por la propia Fortuna, a quien Estrada entrevistó en la cárcel y al salir en libertad; se trata de un personaje real. La mayor virtud de la obra se encuentra en la voz de la protagonista, que desvela el mundo de la prostitución y la violencia, de una manera tan brutal e irreverente que el lector no sabe si reír o llorar. Pues bien, en conversaciones con la maestra Estrada sobre el quehacer biográfico, contó que la vida de Fortuna no llegaba a su culminación como biografía y que más bien decidió novelarla porque la mujer continuaba sumergida en la prostitución, aun en la decrepitud, y no se cumplía esa suerte de redención o de concreción de la historia de vida que interesa a los lectores de biografías. No obstante, al salir de la cárcel, la mujer sí había tenido un atisbo de madurez cuya esencia podía impactar al lector y dejarle una experiencia vital, pero solo hasta ese momento en la vida de Fortuna. Así que Estrada estructuró el testimonio con la intensidad de la novela y dejó a su personaje en el punto de inflexión donde era probable –solo probable– su redención, entendiéndola aquí como una culminación de la vida y no como una cuestión moral.

De manera que la investigación sobre el personaje, sumada a las virtudes del biógrafo como escritor, determina el camino a elegir, la modalidad de la biografía.

Ahora bien, ¿es lo mismo una biografía novelada que una novela biográfica? En realidad son modalidades distintas. El mismo orden de las categorías indica el predominio del primer género sobre el segundo: siendo biografía novelada posee mayor presencia el carácter biográfico sobre el modo narrativo de novela. Entonces el texto se está apegando a uno o varios aspectos del sujeto real por las razones que ya explicamos: sus cualidades dramáticas, el interés por una etapa específica en la vida del sujeto. Y, a la inversa, si es una novela biográfica significa que el género novelístico es preeminente sobre la historia que cuenta sobre el sujeto; se ha inspirado en él, mas no pretende la constatación de los hechos recreados en la obra.

Otro ejemplo significativo es la obra de teatro El palpitar de una canción Réquiem a Agustín Lara– del escritor y dramaturgo César Antonio Sotelo. La obra surgió de una investigación biográfica sobre el músico mexicano, pero el autor no se conformó con escribir una biografía más, sino que llevó el texto a la dimensión de las artes escénicas (Réquiem… ha sido representada en diversos estados de la República mexicana y es interpretada magistralmente por el primer actor Héctor Bonilla). La historia comienza con la imagen de Agustín Lara en la soledad de su lecho, apenas acompañado por sus musas y su fiel asistente, cuando un periodista le llama por teléfono para conocer su versión sobre la demanda de su ex mujer, Vianey Lárraga. El asistente se niega a pasarle la llamada para no perturbar su descanso y Agustín Lara se cuestiona cuál es la verdad de su vida que buscan los periodistas si le falta poco para descansar al fin. A partir de ese momento sus recuerdos son el disparador de la historia biográfica que será narrada mediante un coro de voces de las personas que trascendieron en su vida, así como de las canciones que compuso para la posteridad. Conforme transcurre la pieza teatral se comprende que es el hombre ante su memoria en el umbral de la muerte. Este es un claro modelo de las posibilidades de la biografía de creación: a partir de una vida, el biógrafo creó una obra artística que desvela cómo fue aquella vida; así se libera de las ataduras de la narración biográfica convencional.

Es posible entonces establecer ciertas conclusiones con respecto a la modalidad biográfica que estudiamos en este apartado. Una biografía de creación lleva a la literatura la vida de un sujeto real, principalmente porque en el universo de la novela, el cuento o el teatro, la historia adquiere mayor dramatismo, sin que esto implique que se hayan modificado los hechos históricos. Al penetrar en el terreno de la literatura de ficción o de la literatura teatral, sus posibilidades estéticas se multiplican aunque conserva en esencia su naturaleza biográfica. La creación y la ficción le ofrecen al biógrafo mayor libertad para narrar la vida de su personaje; le permiten decir más o “decirlo todo” al colocarlo en una situación ficticia o novelando ciertos pasajes de esa vida real, a fin de profundizar en el sujeto y crear una obra que superaría los límites de una biografía convencional.

•   Biografía narrativa

Hay una sutil diferencia entre la biografía de creación o biografía novelada y la biografía narrativa, pero esa línea divisoria apenas perceptible es muy importante, por eso conviene tratarla como otra modalidad. La biografía narrativa se apropia por completo del lenguaje literario para relatar la vida y trayectoria de un personaje real. El biógrafo no ficcionaliza de ningún modo al sujeto, ni a sus vivencias, y tampoco se limita a un periodo dramático como puede hacerlo la biografía novelada; más bien narra vida y obra, pero pone el acento en la forma de contarla. En esencia se trata de una biografía tradicional porque conserva los hechos históricos, pero la supera en el lenguaje, la belleza y profundidad con que los describe.

Existen biografías narrativas que aun cuando no se distinguen editorialmente con esta “etiqueta” cumplen con sus características. Señalarlo resulta conveniente porque advierte al lector sobre ese plus que ofrece la obra y al mismo tiempo anticipa el pacto entre el escritor y el receptor: una biografía tradicional posee un estilo argumentativo directo, principalmente, mientras que la biografía narrativa tiene un estilo literario capaz de recrear con libertad la vida del personaje, sus emociones y obsesiones, sin convertirlo en ficción. Se trata de niveles estéticos distintos: la biografía cuenta; la biografía narrativa, narra.

Un ejemplo sobresaliente de esta modalidad biográfica es la obra Pancho Villa: una biografía narrativa, de Paco Ignacio Taibo II. El autor hace un recuento de los mitos construidos en torno a Pancho Villa y los va desentrañando con un ritmo narrativo intenso y consistente de principio a fin. Cada aspecto que toca, incluso cuando se refiere a biografías anteriores, es renovado por la visión del escritor que recrea y que mira más allá del retrato, más allá de lo aparente y lo registrado por la historia. Otras obras que pueden consultarse como ejemplos son: El mensajero, una biografía de Porfirio Barba Jacob, de Fernando Vallejo, y Juárez, el rostro de piedra, de Eduardo Antonio Parra –aunque si bien esta última pertenece al género de la novela histórica, también es un modelo del virtuosismo de la biografía narrativa.


   
    subir     PDF

Ana Luisa Calvillo

Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la unam y Maestra en Humanidades por la uach, en la cual obtuvo el grado con Mención Cum Laude. Fue colaboradora de los diarios...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés