UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 156 FEBRERO 2017 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Art��culos   >>>   Alan Saint Martin

Anamari Gomís
La vida por un imperio


Alan Saint Martin
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 156| Febrero 2017| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Saint Martin, Alan , "Anamari Gomís. La vida por un imperio" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Febrero 2017, No. 156 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=810&art=17622&sec=Art%EF%BF%BD%EF%BF%BDculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

 

MATERIAL EXCLUSIVO WEB

A saber qué pasó por sus cabezas,
mientras las antorchas encendidas le otorgaban al muerto
cierto movimiento a través de las flamas.

 

Después de casi diez años, Anamari Gomís (México, 1950) nos deleita con una nueva novela donde la mascarada, la duda y la búsqueda de una verdad puede cambiar la visión de un momento histórico en México. La vida por un imperio (Ediciones B, 2016) parte de una leyenda donde Benito Juárez perdonara a Maximiliano de Habsburgo de ser fusilado, porque los dos eran masones, lo dejó ir y apareció como Justo Armas en El Salvador después del supuesto fusilamiento. Existen muchas lagunas sobre a este suceso, datos o hechos que permiten y dan pie para que la autora fabule con este suceso.

 

imagen
Anamari Gomís
© Salvador Castañeda / CNL-INBA

 

¿Cómo surge La vida por un imperio con la “verdad” en torno al asesinato o no de Maximiliano de Habsburgo en el Cerro de las Campanas?

Todo surgió por algo que una vez me comentó Carlos Monsiváis de un personaje importante de la literatura mexicana que ya era muy mayor y que estaba escribiendo una biografía de una figura histórica. Entonces fui a visitar a este personaje y dijo: “¿Cómo va su libro sobre tal persona? Y me dijo: Todo lo que he escrito hasta ahorita no se entiende nada, es un galimatías”. Y entonces me dieron muchas ganas de escribir sobre eso. Cuando salió en un periódico a principios de los años 2000 una nota que contaba la historia de Justo Armas, pues dije: “Esto puede servirme para crear un personaje como el que me contaba Monsiváis”. Ese personaje que es tan inteligente, sabe investigar, ha escrito muchas otras cosas antes y al final lo que está haciendo ya no tiene sentido. Y así surgió. Hay cosas que te cuentan y hay pequeñas anécdotas que se te quedan grabadas y luego puedes utilizar. Como tú verás no es una novela histórica en lo absoluto.

 

Porque esa es la cuestión, el libro no es una novela histórica y con esto vislumbraba qué tipo de preguntas hacerle a la autora: “¿Por qué elegir una novela histórica?” o “¿cuál es su complejidad al escribirla?”. Pero ya leyendo los primeros capítulos me di cuenta de que no era eso, aunque sí trata algunos aspectos de historia y personajes históricos. Con esto, Gomís me confirma que todo es una mascarada y que nada es comprobable; es un trabajo de ficción. A continuación le pregunto:

 

¿Qué dificultades tienes para escribir sobre personajes históricos?

Como todo lo que decía no tenía que ser cierto, dejé correr mi imaginación. Sí, hay muchas cosas que investigué, muchas cosas que se cuentan ahí y que son ciertas sobre Carlota y el mismo Maximiliano. Digamos de eso también es por parte de la literatura. Desde luego detrás de esta historia está la novela de Fernando del Paso. No que alumbre la novela sino que la leí para enterarme, por segunda vez, del prodigio de novela que es Noticias del imperio. Entonces lo que sé de Maximiliano y Carlota prácticamente es a través de la literatura. No sólo de Del Paso sino también de Juan de Dios Peza, este gran poeta decimonónico que cuenta una historia donde Benito Juárez va a ver a Maximiliano y escribe de él que no cambiaba su semblante ni por enfado ni duelo ni tristeza, sino que seguía siendo el mismo que era y hace algunas observaciones muy de la época: Maximiliano era alto, de frente muy amplia, no por ser inteligente sino que estaba quedándose calvo. En fin. 

La referencia literaria sobre revisar el manuscrito de Noticias del imperio es maravillosa, ya que un historiador es quien da cuenta de que eso pasó de la manera “correcta” justo antes de que se publicara la novela. Porque es en ese momento cuando uno comienza a vislumbrar la época en la que se desarrolla la novela de Anamari y se comprueba al final con una carta con fecha de 1987, quien recibe el personaje principal, en este caso Fernanda.

 

La historia no sólo se desarrolla en México, sino en Cuba, Costa Rica y El Salvador. ¿En este caso, qué tipo de investigación conlleva una novela cuando las locaciones son específicas, o el lenguaje es local, así como la música y la comida?

Bueno, ahí sí tienes que investigar. Compré libros de todo, de viaje, porque de esos lugares sólo conozco Cuba. Leí muchísimo al respecto, se vale poder hacer cosas así; leí sobre la comida, compré libros de recetas. Y bueno, como tú sabes, están poquito tiempo en cada lugar como un espejo cóncavo o convexo como quieras llamar del propio Maximiliano. Claro, más que en ningún otro que El Salvador donde hay un personaje que lo fusilan en un cerro. En Costa Rica hay un bibliófilo que tiene aparatos antiguos, astronómicos. En Cuba es donde empieza a encubarse la supuesta investigación, que nunca fue tal. Es una investigación muy loca, no es seria; todo parte de supuestos porque este investigador ya no es como era antes, ya está un poco loco.

 

Por supuesto, uno de los elementos que da vida a las novelas son los personajes y propiamente a partir de su carácter es cuando decidimos tener afinidades o no. Con lo anterior le pregunto cómo decide el carácter de cada personaje comparando a Fernanda con el maestro Altamirano.

Yo necesitaba un personaje un poco débil, como Fernanda, para que cayera en las garras de este personaje que es terrible, burlón, brillante, al que ella le tiene devoción. Además ella tiene problemas maritales, no porque vaya a tener algo con Altamirano, ya el lector descubrirá por qué no. Pero la injerencia en ella es enorme hasta que se va dando cuenta de que él está tomando ventajas económicas y luego en el trabajo y en todo lo demás. Y es en El Salvador donde la deja en todo su aire para aparente beneficio de ella porque entonces puede pasar más tiempo con este hombre de quien se ha enamorado.


   
    subir     PDF

Alan Saint Martin

Nació en el Estado de México en 1988. Docente, encuadernador y licenciado en Letras Iberoamericanas por la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ). Diplomado en Escritura Creativa por la misma...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés