UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 156 FEBRERO 2017 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Columnistas   >>>   Ignacio Solares

Modos de ser
Algunos momentos de nuestra historia con los Estados Unidos


Ignacio Solares
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 156| Febrero 2017| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Solares, Ignacio , "Modos de ser. Algunos momentos de nuestra historia con los Estados Unidos" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Febrero 2017, No. 156 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=810&art=17639&sec=Columnistas > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 1

Untitled Document

 

El 18 de febrero de 1913 tuvo lugar el “Pacto de la Ciudadela”, ya con Madero y Pino Suárez presos. Se realizó en la embajada norteamericana y lo presidió el embajador Lane Wilson, con Victoriano Huerta y Félix Díaz a su lado. Al presentar a Huerta, exclamó entusiasmado:

―¡Goce de una larga vida el general Victoriano Huerta! ¡Salvador de México! ¡Ídolo de los extranjeros!

Uno de los embajadores le preguntó a Lane Wilson qué suerte correría Francisco I. Madero, y Wilson, con un esbozo de sonrisa, respondió:

―Oh, no hay que preocuparse. Al señor Madero lo llevarán a un manicomio, que es donde siempre debió haber estado…

 

imagen
Henry Lane Wilson
© Wikicommons

 

***

 

En noviembre de 1915 The Paso Herald publicó un editorial que decía: Tenemos el deber moral de apoyar la decisión del presidente Wilson de invadir a México. El pueblo mexicano ha demostrado que no es bastante fuerte y sano como para gobernarse de una manera estable y eficaz. Una raza como ésa, en su mayor parte compuesta por mestizos, indios y aventureros españoles, casi toda analfabeta, no puede aspirar a la libertad y a la justicia; en una palabra, a la democracia. Necesitará, sin remedio, ser oprimida. Durante siglos así lo ha sido, víctima de la degradación que le han impuesto sus autoridades: ladrones, asesinos y cohechadores. ¿Quién podría suponer que en el futuro será un país distinto y que no corremos los norteamericanos el riesgo de pagar las consecuencias de su grave condición?

 

***

 

Al yanqui que quiso izar su bandera en nuestro Palacio Nacional, el día de la entrada de los norteamericanos, le mataron de un balazo, pero por más esfuerzos que hizo la policía no pudo averiguar quién fue el matador. Pero espantan por su barbarie los tormentos que le preparaban al asesino.

GUILLERMO PRIETO

 

***

 

Hay crímenes que por su enormidad rayan en lo sublime. El apoderamiento de Texas por nuestros compatriotas tiene derecho a este honor. Los tiempos modernos no ofrecen un ejemplo de rapiña en tan vasta escala.

 

HENRY CLAY

 

***

 

La constitución mexicana nunca ha estado en vigor. El gobierno es despótico y, estoy seguro, así lo será durante muchos años venideros. Los gobernantes no son honestos y los mexicanos en general carecen de inteligencia para gobernarse por sí mismos.

SAM HOUSTON al presidente Andrew Jackson,
febrero de 1833

 

***

 

Llego aquí como salvador de un pueblo sojuzgado por corruptos partidos políticos y por militares ambiciosos y asesinos.

Manifiesto del general WINFIELD SCOTT
al tomar la ciudad de Jalapa

 

***

 

Yo, por mi parte, aseguro a V. E. que preferiría mil veces morir antes que ver a mi patria humillada por una raza hipócrita y avarienta, como es la vuestra, que pregonando la libertad no hace más que esclavizar a los habitantes que tienen la desgracia de hallarse en sus inmediaciones.

JUAN NEPOMUCENO ALMONTE, enviado extraordinario
y ministro plenipotenciario en Washington durante 1844

 

***

 

Supe que en la Plaza Mayor había un cuadro enorme de tropas norteamericanas que ocupaba Palacio y que en su azotea ondeaba ya la bandera de las barras y las estrellas y la verdad, no tuve el valor de ir a comprobar tal ignominia.

CARLOS MARÍA DE BUSTAMANTE

 

***

 

Los agravios que hemos sufrido de México desde que realizó su Independencia y la paciente tolerancia con que los hemos soportado no tienen paralelo en la historia de las naciones civilizadas modernas.

JAMES K. POLK, presidente de Estados Unidos,
diciembre de 1846

 

***

 

México es un país con grandes recursos naturales, que podría levantar cabeza bajo un gobierno responsable y honesto. Entre sus políticos hay hombres con grandes luces, relegados a segundo plano por la insaciable ambición de los militares. Si alguno de ellos logra sostenerse en el poder, quizá México tenga la fuerza suficiente para reclamar con las armas el territorio del que ha sido despojado. Debemos, por tanto, fomentar la discordia civil por todos los medios a nuestro alcance y para ello puede sernos muy útil el general Antonio López de Santa Anna, quien en los últimos diez años ha sido cabecilla de otros tantos pronunciamientos. Contra el sentir de muchos convencionistas, que desearían comérselo vivo, prefiero dejar en libertad al ave depredadora. Te suplico reconsideres tu posición y le concedas una entrevista en Washington. La conferencia no reportaría beneficio alguno, pero serviría de pretexto para ponerlo a salvo y facilitarle el regreso a su patria, donde será nuestro mejor agente subversivo. Con su díscolo genio agitando la arena política, ningún gobierno podrá enderezar la nave del Estado y México se mantendrá sumido en el caos, donde nos conviene que permanezca por mucho tiempo, para que su débil ejército no pueda impedir las futuras anexiones de Arizona, Colorado y las dos Californias.

Carta de SAMUEL HOUSTON a Andrew Jackson, presidente de Estados Unidos, agosto de 1836.


   
    subir    

Ignacio Solares

Nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 15 de enero de 1945. Narrador, dramaturgo, ensayista, periodista y promotor cultural. Estudió en la FFyL de la UNAM. Ha sido profesor de la FCPyS; coordinador de...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés