UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 157 MARZO 2017 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   Verónica González Laporte

El Universal Ilustrado cumple cien años
Testigo de una época


Verónica González Laporte
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 157| Marzo 2017| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

González Laporte, Verónica , "El Universal Ilustrado cumple cien años
Testigo de una época" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Marzo 2017, No. 157 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=811&art=17654&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 5

Untitled Document

 

El periódico El Universal alcanzó a finales del año pasado su primera centuria de existencia, durante la cual se ha colocado como un punto de referencia para la discusión de los asuntos públicos del país. Uno de los puntales en esta travesía fue el suplemento El Universal Ilustrado, de cuya fundación se cumple un siglo este 2017 y que sirvió como escaparate a importantes plumas de las letras mexicanas.

 

El Universal cumplió, en octubre de 2016, su primer centenario. Su fundador, Félix Fulgencio Palavicini, quien había sido secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes de Venustiano Carranza y miembro del Congreso Constituyente de Querétaro, tenía una idea precisa de lo que debía ser un diario. Se inspiró en otros periódicos prestigiosos publicados en Inglaterra, Estados Unidos, Francia y España. Analizó los formatos y contenidos, la relación del lector con el medio impreso y el manejo de las noticias en un país que aún se hallaba empantanado en un conflicto social sin precedentes. Para poder saciar la sed de información de sus lectores, Palavicini se inscribió a agencias de noticias internacionales, contrató fotógrafos e ilustradores, periodistas y escritores capaces de ofrecer reportajes y ensayos que incitaran a su público a la reflexión. Luego instaló sus oficinas en la calle de Francisco I. Madero 36, nombró jefe de redacción a Carlos González Peña y ofreció a sus clientes una suscripción anual de cinco pesos. Con una rotativa ultramoderna, El Universal prometía una capacidad de tiraje de unos 50 mil ejemplares en una hora. Aun cuando tendría un serio competidor, el periódico Excélsior fundado por Rafael Alducin en 1917, pronto llegó a ser uno de los diarios más populares del país y el primero en ofrecer una edición vespertina.

 

imagen
© El Universal

 

El Universal, “El Diario Político de la Mañana”, defensor de la libre expresión, precursor de valores como la no reelección y la igualdad de las mujeres, nacía en un México cuyas instituciones estaban en formación. La Constitución de febrero de 1917 abrió nuevos horizontes de participación política: era indispensable fraguar un proyecto democrático en una sociedad harta de balas y de levantamientos entre villistas, zapatistas y carrancistas. Para cuando Álvaro Obregón llegó al poder, muchos de sus opositores políticos habían sido asesinados o descartados. A pesar de la fragilidad de su régimen, las instituciones ganaron solidez y un amplio organigrama burocrático. Surgieron sindicatos, como la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), y partidos, como el comunista. Con José Vasconcelos, designado secretario de Educación Pública en 1921, el país ganó un nuevo promotor de la cultura, quien se dedicó con ahínco a imprimir obras y distribuirlas por todo el territorio; se congració con los literatos, apegados todavía a los ideales de la Revolución, a quienes ofreció un sueldo digno, como Ramón Alva de la Canal, Jean Charlot y Fernando Leal. Fue la época de los manifiestos, emitidos tanto por los grupos de poder como por sus detractores. Circulaban en la capital panfletos, folletines y textos cortos —muchos anónimos— impresos en papel barato que pretendían darle voz al pueblo.

El visionario dueño de El Universal hizo tanto ruido como pudo, tanto ruido como harían los estridentistas unos años después entre sus páginas. Promovió el “Aviso Oportuno”, donde se prometía al anunciante recuperar su inversión, ya fuera a través de un sueldo o de un matrimonio, “muchacha bien parecida desea hombre joven acomodado” o “busco señora rica y soltera para cubrirla de amor y juventud”. Inició también una larga tradición de sorteos: en 1920 se trataba de un coche Essex, con valor de cinco mil pesos. Para dar a conocer al diario aún mejor, Palavicini y su equipo organizaron a lo largo de varios años todo tipo de concursos: la mejor obrera, la señorita más simpática del país, la india más bonita, la Cenicienta mexicana… O lanzaron convocatorias a sus lectores para averiguar sus preferencias y elegir, por ejemplo, a la mejor actriz de cine del año. Para ello el lector debía asistir con fidelidad al cine Olimpia, que solía decorar su lobby con un cebo de estreno: un buque de papel maché, un camello disecado o un auto de hojalata. El concurso de la mejor película de 1923 lo ganó Robin Hood, de Allan Dwan, a pesar de haber competido con El Sheik, con Rodolfo Valentino, y el ganador se va a llevar… se va a llevar… ¡se llevó un radio Westinghouse! Las piernudas chorus girls del periódico bailaban en los foros más concurridos de la capital con atuendos cortísimos, confeccionados con planas del periódico y gorritos bicornios, como los niños voceadores.

En junio de 1921 se publicó la maqueta de las que serían las nuevas oficinas de la “Catedral de la prensa”, un ambicioso edificio de inspiración parisina, obra del arquitecto Roberto S. Rodríguez, en el mismo lugar donde se encuentra hoy, en la avenida Bucareli. Palavicini había logrado hacer de El Universal el gran diario de México.

 

EL UNIVERSAL ILUSTRADO, ENTRE PLUMAS Y PERLAS

El Universal Ilustrado. Semanario artístico popular salió de las rotativas por primera vez el 11 de mayo de 1917, con la fotografía de una trajinera en Xochimilco en la portada, tomada por Carlos Muñana. Su tipografía art nouveau de lo más elegante, enmarcaba con flores, pájaros y frutas, cada uno de sus títulos y viñetas.

Las revistas ilustradas surgieron en México desde mediados del siglo XIX. La prensa a color vio la luz en 1911; la prensa ilustrada del Porfiriato desapareció tres años después, y la única sobreviviente, fundada en 1910, era la Revista de Revistas.

Por su variado contenido y su vasta apertura a diversas corrientes, El Universal Ilustrado ha sido considerado uno de los magazines culturales más importantes del país. Su formato le permitió ser publicado como suplemento cada jueves, de 1917 a 1940.


   
    subir     PDF




Verónica González Laporte

Es periodista y escritora. Tiene una maestría y un doctorado en antropología por la Universidad de la Sorbona y ha hecho investigación en diversos archivos mexicanos y franceses sobre temas relacionados con...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés