UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 158 ABRIL 2017 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   Alberto Paredes

Rubén Darío
Fábula del patriarca y la liebre


Alberto Paredes
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 158| Abril 2017| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Paredes, Alberto , "Rubén Darío. Fábula del patriarca y la liebre" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Abril 2017, No. 158 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=829&art=17800&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

 

En el sesquicentenário del natalicio de Rubén Darío, el Fondo de Cultura Económica ha publicado un volumen inesperado: la reaparición de los quince cuentos juveniles previos o contemporáneos a Azul… y que el autor no incluyó en él. La investigación, estudio y edición de Rubén Darío: Retrato del poeta como joven cuentista estuvieron al cuidado de Alberto Paredes.

 

Rubén Darío, como la mayoría de los maestros modernistas, fue un gran poeta pero no sólo eso; la suya es una pluma polígrafa en la mayor extensión posible para un escritor de su tiempo. Renovador del verso y de la noción de poema, ciertamente, y también importante autor en diversos géneros en prosa: crónica, crítica literaria y de artes, semblanzas y reseñas sobre diversos autores; y también memorialista y narrador de ficción. Nunca publicó un solo título presentándose exclusivamente como cuentista. Y nunca tampoco dejó de escribir cuentos, desde su tierna juventud (el primero se titula justamente “Primera impresión” y contaba con apenas 14 años) hasta el final de su vida.

 

imagen

 

Azul… (1888 y 1890) es el volumen sagazmente misceláneo al que debe el inicio de su consagración irreversible. Catorce “cuentos en prosa”, como él los rotula, anteceden a la sección en verso; el breve volumen mostraba cómo y cuánto era capaz, este tan joven autor, de apropiarse de usos y recursos viejos y nuevos, castizos y franceses. Con Azul… Félix Rubén es ya Darío. El libro Rubén Darío: Retrato del poeta como joven cuentista, estudio y edición: Alberto Paredes; prólogo: Alfonso García Morales, Fondo de Cultura Económica (Tierra firme, ISBN 978-607-16-4062-8) empezó a circular en noviembre de 2016. Le rinde un homenaje necesario: presentar y estudiar de manera conjunta los otros quince cuentos que a la fecha había publicado en periódicos centroamericanos y chilenos, pero que nunca recogió en libro. Una novedad de este libro construido/reconstruido es cotejar por primera vez las ediciones póstumas por las que conocemos esos cuentos (Mejía Sánchez: Cuentos completos, FCE, 1950, complementado por numerosos rescates posteriores gracias a estudiosos como Julio Valle-Castillo, Jorge Eduardo Arellano y José Jirón Terán) con las verdaderasprimeras ediciones de esos pequeños relatos, es decir las realizadas en vida de Darío en distintos periódicos de la época.

Ofrecemos aquí una joyita leve y sonriente. Consignemos que apareció originalmente en  La Libertad Electoral, Santiago de Chile, 3 de septiembre de 1888 (número 769). Darío tenía 21 años y era ávido lector de la Biblia, de sus Biblias, pues dejó trazas de estar familiarizado con diversas ediciones reputadas. Gocemos pues esta fresca sonrisa en forma de fábula que Darío se inventó, para nuestro beneficio, extrayéndola del Pentateuco. Hemos eliminado las notas en que se señalan variantes textuales con Mejía Sánchez y posteriores editores, dejando tan sólo el aparato informativo que mostrará las entretelas de su confección. Mantenemos dos notas de Mejía Sánchez.

 

* * *

 

Hebraico

Aquel día el viejo Moisés, estando solo en su tienda, todavía con el sagrado temblor que ponía en sus nervios la visión de Dios —pues acababa de recibir de Jehová una de tantas leyes del gran Levítico—, sintió una vocecita extraña que le llamaba de afuera.

—Entrad —respondió.

Acto continuo, saltó dentro una liebre.

 

* * *

 

La pobrecita venía cansada, echando el bofe, pues a carrera abierta había comenzado su caminata desde las faldas del Sinaí, hasta el lugar en que residía el legislador.

—¿Moisés?

—Servidor…

Con mucho interés, como una liebre que estuviese comprometida en asuntos graves, comenzó:

—Señor, ha llegado a mis orejas que acabáis de promulgar la ley que declara a ciertos animales puros y a otros impuros. Los primeros pueden ser comidos impunemente, los segundos tienen para ellos una gracia especial, por la cual no pueden ser trabajados para el humano estómago. Interesada en la cuestión, espero vuestra palabra.


   
    subir     PDF

Alberto Paredes

Narrador, ensayista y poeta. Nació Pachuca, Hidalgo, el 25 de abril de 1956. Obtuvo el doctorado en Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde es profesor. Fue jefe de publicaciones y...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés