UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 159 MAYO 2017 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Nuestro Rulfo   >>>   Gabriela Alemán

¿Cómo viaja el silencio?


Gabriela Alemán
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 159| Mayo 2017| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Alemán, Gabriela , "¿Cómo viaja el silencio?" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Mayo 2017, No. 159 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=830&art=17997&sec=Nuestro%20Rulfo > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 1

Untitled Document

 

Fue en un Encuentro Literario en el Quindío colombiano. La charla era sobre el rock en la literatura latinoamericana. Había tomado notas sobre “Las arañas de Marte” de Gustavo Espinosa, traía apuntes sobre el punk chileno en textos de Álvaro Bisama, referencias a José Agustín y Jorge Álvarez y los inicios del rock argentino. Alguna mención a Sal y Mileto en Ecuador. La sala era rara. Me tomó un tiempo darme cuenta por qué. Era un estudio de fotografía y tenía un fondo infinito. La gente, sobre ese pulcrísimo blanco, parecía un enjambre de mosquitos. No sé por qué llevaba un saco rosado. Me lo quité. Olía a mota y a hormonas. De los audífonos de alguien en la primera fila escapaban los bajos de una batería. Había muchísimas luces y cámaras y adelante, en el centro, un chico con unas gafas enormes. Parecía Woody Allen, si Woody Allen hubiera sido musculoso y su nariz fuera un botón. Sus ojos no podían quedarse quietos. Dio dos toques a su micrófono y la bulla se acalló. Me miró, ya hablaremos sobre rock, comencemos hablando del silencio. Dijo, una sonrisita formándose en sus finísimos labios. El calor de las luces se escapó por un hueco en el suelo, mis notas volaron por una ventana imaginaria y los ojos de la sala me estaquillaron contra el infinito. Y, quién sabe de dónde, me habló Pedro Páramo: Ahora estaba aquí, en este pueblo sin ruidos. Oía caer mis pisadas sobre las piedras redondas con que estaban empedradas las calles. Mis pisadas huecas, repitiendo su sonido en el eco de las paredes teñidas por el sol del atardecer […] Al cruzar una bocacalle vi una señora envuelta en su rebozo que desapareció como si no existiera. Después volvieron a moverse mis pasos y mis ojos siguieron asomándose al agujero de las puertas. Hasta que nuevamente la mujer del rebozo se cruzó frente a mí […] Si yo escuchaba solamente el silencio, era porque aún no estaba acostumbrado al silencio; tal vez porque mi cabeza venía llena de ruidos y de voces. De voces, sí. Y aquí, donde el aire era escaso, se oían mejor. Se quedaban dentro de uno, pesadas. Me acordé de lo que me había dicho mi madre. “Allá me oirás mejor. Estaré más cerca de ti. Encontrarás más cercana la voz de mis recuerdos que la de mi muerte, si es que alguna vez la muerte ha tenido alguna voz”. Los finos labios gelatinosos se volvieron a mover, ¿Cuál es la novela más silenciosa de la literatura latinoamericana?, dijo mirándome. Con Rulfo de mi lado me largué, hasta que me callaron para preguntarme por algún cuento que hablara de rock.

 

imagen


   
    subir    

Gabriela Alemán

Nació en Río de Janeiro, Brasil, en 1968. Durante su juventud vivió y realizó estudios en varios países. Es licenciada en Traducción obtenida en el Reino Unido, una Maestría en Letras otorgada por la...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés