UNAM
NUEVA ÉPOCA NÚM. 119 ENERO 2014 ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493 REVISTA MENSUAL
Inicio   >>> Artículos   >>>   José Luis Martínez S.

Entrevista con Ayala Anguiano
El periodismo fue mi vida


José Luis Martínez S.
citar artículo
citar
NUEVA ÉPOCA | NÚM 119| Enero 2014| ISSN EN TRÁMITE CON NÚM. DE FOLIO 493

Martínez S., José Luis, "Entrevista con Ayala Anguiano
El periodismo fue mi vida" [En línea]. Revista de la Universidad de México. Nueva época. Enero 2014, No. 119 < http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/articulo.php?publicacion=86&art=2481&sec=Art%C3%ADculos > [Consulta: Fecha en la que se consultó el artículo].

PDF
aumentar letra disminuir letra
1 / 2

Untitled Document

Lo confesó Armando Ayala Anguiano (1928-2013), durante una conversación en su casa de retiro en Malinalco, en el Estado de México. El fundador de la revista Contenido, quien falleció a mediados de noviembre pasado, compartió, a pesar de su enfermedad, recuerdos y convicciones con José Luis Martínez S., editor del suplemento "Laberinto", del periódico Milenio.

Armando Ayala Anguiano murió el 15 de noviembre de 2013 en Malinalco, Estado de México, donde permanecía al cuidado de Honorina Tetatzin Zerón, su ama de llaves.

Vivía en San Juan 16, en una casa grande y hermosa que durante una época operó como el Hotel 5º Cielo. En la parte delantera hay una huerta donde crecen pimientos, ciruelos, pérsimos, pepinos, café y achiote; los helechos y las flores de anturio subrayan su carácter bucólico. Ahí, donde las montañas y el bosque parecen una extensión del jardín, el fundador de la revista Contenido solía reunir a sus amigos en fiestas inolvidables.

El 14 de septiembre, cuando lo visité con el fotógrafo Pascual Borzelli Iglesias, lo acompañaban tres empleados: un hombre y dos mujeres. La mayor —Honorina— estaba prácticamente dedicada a él: lo ayudaba en todo, incluso a comer. En la noche, lo dejaban solo.

Había comenzado a perder la memoria después de sufrir una embolia, y el médico le recomendó a su esposa, Esperanza Bolland, separarse física y emocionalmente de él. Así que lo condujo a Malinalco, tan lleno de buenos recuerdos, donde estaba bien atendido y podía salir a caminar sin peligro alguno.

—Fuimos muy felices —dice Esperanza en el trayecto de la Ciudad de México a Malinalco.

Cuenta que la casa fue un regalo de Ayala Anguiano:

—La pintora Valetta Swann me dio un cuadro tan grande que no cabía en ningún lado; es prácticamente un mural, ya lo verán. Mi esposo mandó construir la casa para que pudiéramos colgarlo. Fui una esposa muy consentida.

imagen
Armando Ayala Anguiano
©Pascual Borzelli Iglesias

Un artículo de Gabriel Zaid en el periódico Reforma (“Un periodista que hizo historia”, 28 de julio de 2013), me inspiró el deseo de conocer personalmente a Armando Ayala Anguiano, quien en la revista Contenido puso en práctica los mejores recursos del periodismo estadounidense, uno de ellos la comprobación, y en ocasiones la reescritura de todo lo que publicaba.

Ayala Anguiano estudió cine en California y ciencias políticas en París. “Fue corresponsal de la revista Visión en Buenos Aires y en París, donde quizá descubrió su vocación editorial. Se volvió amigo de André Labarthe, fundador en Londres de La France Libre […] y fundador en París de Constellation, una revista mensual subtitulada El mundo visto en francés.

Constellation era parecida (por el formato) y en cierta forma opuesta (por la orientación) al Reader’s Digest. Al mexicano se le ocurrió hacer una revista semejante en español, aprovechando los elementos de la revista francesa y Labarthe le cedió los derechos gratuitamente”, puntualiza Zaid.

En agosto de 1963 apareció el primer número de Contenido, la revista de Ayala Anguiano, que desde sus inicios alcanzó éxito entre los lectores y anunciantes. Comenzó así su carrera como editor, en la que nunca cedió su independencia, como tampoco lo hizo en sus artículos o en sus libros, algunos de ellos fuertes críticas al poder y la corrupción en México.

***

Armando Ayala Anguiano nació en León, Guanajuato, en 1928. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores y autor de las novelas Las ganas de creer, El paso de la nada y Unos cuantos días, así como de la serie México de Carne y Hueso, que contiene títulos como México en crisis, El final del sistema y El día que perdió el PRI.

Llegamos a visitarlo un día frío y lluvioso. Estaba acostado en su habitación, en la planta baja de una casa de techos muy altos y paredes de adobe, con vigas, puertas y marcos de madera. En el comedor —amplio y con mesas dispuestas como en un restaurante— vimos el imponente cuadro de Valetta Swann, esposa del antropólogo Bronisław Malinowski y, a la muerte de éste, del padre de Esperanza Bolland.

Ayala Anguiano se despertó, y caminando muy despacio, del brazo de Honorina, llegó adonde lo esperábamos. Vestía pantalón y chamarra beige y una camisa a cuadros de líneas delgadas.

—Los señores vienen a entrevistarte —dijo Esperanza.

—¿Y ustedes de dónde son? —preguntó él, tendiéndonos la mano.

Nos sentamos en la veranda y comenzamos una charla en la que él apretaba los ojos con frecuencia, como para encontrar las palabras o los nombres que se retrasaban o nunca llegaban. Por momentos, su desesperación era evidente; suspiraba y decía “Ay, ay, ay… no me acuerdo”, pero había también certezas, convicciones que nunca lo abandonaron.


   
    subir     PDF

José Luis Martínez S.

Nació en Ciudad de México en 1955. Periodista cultural. Es director del suplemento cultural Laberinto de Milenio Diario. Cuenta con una trayectoria de más de 30 años en el ambiente periodístico. Ha...


Leer más   »
Secciones de la Revista
Sitios de interés