Untitled Document

En enero de 1947, una vez concluida la apertura de cursos, una de las grandes preocupaciones de Agustín Yáñez era cambiar la imagen de México en el extranjero. Por culpa de una producción cinematográfica pobre, se nos mostraba ante los ojos de Iberoamérica como un país de charros, machista y vulgar, donde pululaban leyendas caricaturescas. Para Yáñez era indispensable contrarrestar este proceso de asimilación con el embate de eventos culturales de calidad: conciertos, conferencias, exposiciones, libros… Era necesario otorgar más recursos a los representantes diplomáticos para que dejaran de fungir de saltimbanquis de un circo de poca monta. A la Universidad Nacional le correspondía formar parte de este movimiento cultural que habría de contribuir a cambiar nuestra imagen en el extranjero. Las editoriales mexicanas debían ser más activas para facilitar una mejor circulación de las obras de los autores nacionales. Era indispensable promover los intercambios universitarios y la participación de investigadores y profesores eméritos en congresos internacionales.

 

imagen

 

El rector Salvador Zubirán dio la bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso el 7 de febrero de 1947 desde el palacio de Bellas Artes, y ante el presidente Miguel Alemán mencionó los “Nuevos rumbos de la universidad”. Insistió en que la labor de la Máxima Casa de Estudios era la de educar hombres comprometidos con las necesidades sociales de su país, desarrollar no sólo su sentido de universalidad humana sino también el de su mexicanidad. La universidad no podía contemplar los sucesos de su patria desde arriba y como había dicho antes Antonio Caso: “Su nacionalismo es su norte, su sangre es la de México”. Además de poner las capacidades de la institución al servicio del país, contribuir a la ciencia, la química, la biología y tantas otras disciplinas más, “la Ciudad Universitaria debía albergar estos conceptos: el espíritu de nuestra raza, el alma de la nación”.

Aun cuando en la teoría se imponían la libre investigación, la variedad de doctrinas y la diferenciación metódica, en la práctica, las relaciones cotidianas a veces se tornaban complejas y hasta bochornosas. En cada inicio de clases la universidad se veía obligada a soportar “la conducta salvaje, impropia de los hombres jóvenes que se supone deberían poseer el sentido de la dignidad humana”. Las novatadas e injurias a los estudiantes de nuevo ingreso eran variadas: en 1947 uno de ellos fue rapado, obligado a empujar una moneda con la nariz por todo un corredor y luego fue golpeado por todos los demás. Estos hechos infames debían ser condenados por la comunidad y erradicados.

En marzo de 1947 el presidente Miguel Alemán presentó ante la prensa los planos y maquetas de lo que se convertiría en la Ciudad Universitaria: los edificios de rectoría, el aula mayor, la biblioteca, el museo de arte, el instituto de humanidades y letras, la facultad de filosofía, etc… A lo largo de varios números, Salvador Pineda insistía en los deberes de la Universidad: practicar el bien, apegarse a la verdad y a los ideales de justicia “para formar no sólo profesionistas titulados, sino profesionales de la cultura y técnicos de la inteligencia al servicio de la colectividad”.

Durante la visita oficial del presidente de México a los Estados Unidos en marzo de 1947 -como correspondía después de la visita de Harry Truman a nuestro país-, la Universidad de Kansas otorgó a Miguel Alemán el doctorado Honoris Causa. La Universidad Nacional celebró con entusiasmo este reconocimiento al “presidente universitario”.

En otro ámbito, la universidad ofrecía servicios médicos a unos ocho mil estudiantes al año a través de su dispensario. Cuando el universitario no contaba con los medios suficientes para someterse a una cirugía, se le enviaba al hospital de Jesús en donde era atendido gratuitamente.

Finalmente, para apoyar los diversos programas de interés cultural y las actividades destacadas, como los conciertos y las obras de teatro, para insistir en la promoción de “La campaña de los 10 millones”, era necesario mantener una alta calidad en las transmisiones de la radiodifusora Radio Universidad, fundada diez años antes, en 1937. 

 

DE 1940 A 1949

Una charla radiofónica
Entrevista a Agustín Yáñez por Manuel Bernal acerca del rol de la Universidad, octubre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4490/public/4490-9888-1-pb.pdf

Preocupaciones de un universitario. El tema de la Universidad
Salvador Pineda, octubre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4491/public/4491-9889-1-pb.pdf

Instructivo general que normará las inscripciones en la Universidad Nacional a partir del año escolar de 1947
Sin autor, octubre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4509/public/4509-9907-1-pb.pdf

Presencia de Justo Sierra
Salvador Pineda, noviembre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4516/public/4516-9914-1-pb.pdf

La ciudad universitaria
S. P., noviembre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4521/public/4521-9919-1-pb.pdf

Donativos para la campaña de los diez millones
Sin autor, noviembre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4520/public/4520-9918-1-pb.pdf

La ayuda del presidente universitario
Sin autor, diciembre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4547/public/4547-9945-1-pb.pdf

Noticia sobre inscripciones
José Padua, diciembre 1946
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4552/public/4552-9950-1-pb.pdf

México y nuestra Universidad en Sudamérica
Agustín Yáñez, enero 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4586/public/4586-9984-1-pb.pdf

Contribuciones a la campaña de los 10 millones
Sin autor, enero 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4590/public/4590-9988-1-pb.pdf

Nuevos rumbos de la Universidad
Salvador Zubirán, enero 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4593/public/4593-9991-1-pb.pdf

Misión de la Universidad
Salvador Pineda, enero 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4613/public/4613-10011-1-pb.pdf

Un bochorno universitario
Sin autor, febrero 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4621/public/4621-10019-1-pb.pdf

La apertura de la exposición de la Ciudad Universitaria
Sin autor, marzo 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4657/public/4657-10055-1-pb.pdf

El presidente Alemán y la Ciudad Universitaria
Sin autor, marzo 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4658/public/4658-10056-1-pb.pdf

El deber de la Universidad
Salvador Pineda, marzo 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4659/public/4659-10057-1-pb.pdf

La Universidad y el viaje del presidente
Sin autor, abril 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4676/public/4676-10074-1-pb.pdf

Servicios médicos para estudiantes
Sin autor, abril 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4692/public/4692-10090-1-pb.pdf

Impulso a la Radio Universidad
Alfonso Pruneda, julio 1947
http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/4772/public/4772-10170-1-pb.pdf