Enrique Florescano. Del campo al palacio y viceversa

Pablo Escalante Gonzalbo

Resumen


Cuando este hombre se dio cuenta, todas las mazorcas que guardaba en el patio de la casa se habían apolillado. Temeroso de que la polilla se comiera las vigas y le hiciera más daño, el señor cargó las mazorcas sobre el lomo de su burro y bajó al río. Allí echó todas las mazorcas, se deshizo de ellas.

Palabras clave


México; prehispánico; historiador; dioses; religión

Texto completo:

PDF HTML